VERANO

17 abril 2013

Atracador "serio"



"El Solitario" fue detenido en Portugal y allí fue condenado a siete años de prisión por tentativa de atraco y tenencia de armas. Pero las autoridades españolas le reclaman de cuando en cuando para que pueda ser juzgado por todos los delitos que cometió en España. Giménez Arbe estaba siendo juzgado la semana pasada por un atraco que cometió en una sucursal del Banco Popular de La Moraleja, una exclusiva zona residencial al norte de Madrid, en mayo de 2006.

Es decir, mientras cumple condena en Portugal le van cayendo otras condenas en España. Ya tiene unas cuantas: 47 años por el asesinato de los guardias civiles José Antonio Vidal y Juan Antonio Palmero. Ocurrió en Castejón (Navarra), en junio de 2004; y otros 13 años por el asalto a un banco de Toro, en la provincia de Zamora, en el que, además, disparó a un empleado en la pierna porque le parecía que había muy poco dinero en la caja. Y le quedan más de treinta juicios pendientes, tantos como atracos cometió en sus trece años de frenética actividad. Trece años, más de treinta atracos.

Jaime Giménez Arbe aprendía, y mucho, de sus errores. En Vall d’Uxó (Castellón) vivió uno de sus peores días y de aquella experiencia aprendió varias cosas. El 10 de mayo de 2000, El Solitario atracó una sucursal de la Caja de San Isidro en esa localidad. Estuvo solo dos minutos y medio en la sucursal, pero los empleados activaron la alarma. Cuando salía de la entidad, varios policías locales esperaban al atracador, que respondió a tiros los gritos de ‘Alto policía’. Se organizó un tiroteo similar al de la película Heat, de Michael Mann… El atracador y los agentes se cruzaron decenas de disparos. El Solitario fue alcanzado dos veces, pero el chaleco antibalas que llevaba le salvó la vida, llegó a su coche, sacó una metralleta y mientras escapaba disparó a todo lo que se movía…

Desde luego, la escena parece sacada de una película. Tres policías resultaron heridos y el cabo Manuel Ferrandis murió a consecuencia de los disparos… Pero no de los disparos del atracador, sino de los disparos de un compañero. El Solitario logró escapar ileso de aquel atraco, pero aprendió mucho.

Había dejado su coche lejos de la sucursal y aparcado de cara a la pared, así que perdió un tiempo precioso en dar marcha atrás. Su coche fue alcanzado por varios disparos durante esa maniobra. Además, no había previsto que las dos de la tarde, la hora a la que decidió pegar el palo, era la hora en la que se hacía el relevo en la policía local, así que al sonar la alarma acudieron los agentes que entraban y los que salían. A partir de ahí, El Solitario cambió rutinas y se convirtió casi en imbatible…

Por ejemplo: instaló en el respaldo del asiento de su coche una plancha de acero a modo de antibalas. Dejaba las llaves puestas en el coche, tapadas con un esparadrapo y, por supuesto, dejaba el coche enfilado hacia la salida más rápida del lugar. Y siguió con otras rutinas: dormía en el coche para no registrarse en hoteles y dejar rastro, se fabricaba sus matrículas y las cambiaba constantemente, pero siempre copiando matrículas del mismo modelo de coche que llevaba en ese momento…

Pero, claro, en los bancos era grabado por las cámaras…. Había docenas de imágenes de Giménez Arbe caracterizado con su disfraz de El solitario: barba postiza, peluca, chaleco antibalas y casi siempre una muleta para superar los detectores de metales.  No dejaba nunca huellas porque llevaba los dedos vendados con esparadrapo y no dejó tampoco nunca restos de ADN…Atracaba cualquier día laborable de la semana, en cualquier punto de España, a casi cualquier hora… Los agentes que investigaban sus atracos trazaron toda clase de dibujos uniendo los puntos en los que había cometido delitos, hicieron cuadrantes de los días… Pero nada casaba.

El Solitario seguía siendo una sombra, pero una sombra que en junio de 2004 se convirtió en una obsesión para la Guardia Civil. Ese es el día en el que asesinó a dos guardias civiles en mitad de una carretera, en Castejón (Navarra). Jiménez Arbe se saltó un stop y la patrulla de tráfico compuesta por Juan Antonio Palmero y José Antonio Vidal salió detrás de él. Tras una breve persecución, pusieron el coche a la altura del vehículo del atracador y éste, sin soltar el volante, los acribilló con una ráfaga de 21 disparos del calibre 45 hechos con un subfusil.

Durante unas horas, se pensó que los agentes habían sido víctimas de ETA, pero los resultados de Balística dejaron claro que las balas que mataron a los guardias y algunas de las que se dispararon cuatro años atrás en la refriega de Vall d’Uxó habían salido de la misma arma. Y a partir de ahí, la Guardia Civil ya no buscaba solo a un atracador, sino a un criminal que había matado a dos de los suyos.

La Guardia Civil puso a sus mejores hombres a perseguir una sombra. Varias de sus imágenes, grabadas por las cámaras de seguridad de los bancos, se difundieron por todas las comandancias; los agentes estudiaron a los miles de propietarios de Suzukis Vitaras que había en España, porque en varios de los golpes había empleado ese coche…


Mientras la Guardia Civil trabajaba, la Brigada de Policía Judicial de Madrid también se puso detrás de él: El Solitario había atracado dos sucursales de su demarcación, la de La Moraleja y posteriormente en un banco situado a solo 200 metros de las instalaciones centrales de la Policía… El comisario Emilio Alcázar, jefe de la UDYCO de la Brigada de Madrid en aquel momento, se tomó ese atraco como un desafío a su unidad y se puso a trabajar. Y en mayo de 2007 recibió una llamada que fue el principio del fin de El solitario. A Emilio Alcázar le llamó un colega de Alicante, un policía destinado allí. Le contó que un guardia civil de tráfico amigo suyo le había dicho que un confidente, ex atracador, sabía el nombre del hombre al que buscaban desde hacía años, al que salía en la tele y en la prensa. Le dio nombres y apellidos: Jaime Giménez Arbe.

Lo cierto es que Alcázar y los suyos se pusieron en marcha muy rápidamente. Horas después de tener ese nombre sacaron su foto del archivo del DNI, comprobaron que tenía antecedentes por robos, lesiones y tráfico de drogas, pero muy antiguos, y que vivía en Las Rozas.  Para colmo, comprobaron que Giménez Arbe tenía en su garaje una Renault Kangoo casi idéntica a la empleada en el atraco de La Moraleja.

Le intervinieron los teléfonos, le pusieron una baliza en el coche (para seguir todos sus movimientos) y varios agentes se convirtieron en sus sombras: controlaban todos y cada uno de sus movimientos. En dos meses no se separaron de él y averiguaron muchas cosas de su vida al margen de los atracos.  Tenía dos hijos, David y Jaime; una ex mujer británica, Anita… Y una novia brasileña, Iris Roberta, con la que pasaba largas horas hablando a través de Skype, a la que fue a ver a Brasil y con la que estuvo por ejemplo en Marbella con el dinero de sus golpes, y a la que mandaba regularmente dinero y regalos.

Un día de julio, los policías que le siguieron llegaron hasta Portugal detrás de él. Pidieron auxilio a sus colegas portugueses y comprobaron que Giménez Arbe paró en Figueira da Foz, una localidad turística de 30.000 habitantes. Allí iba a golpear. Estudió minuciosamente la sucursal sin sospechar que aquel iba a ser su último golpe. Dos semanas después, regresó a Portugal. Y allí, en Figueira da Foz, el 23 de julio de 2007, Giménez Arbe fue detenido cuando, caracterizado como El Solitario, se disponía a entrar en un banco. Ocho agentes portugueses le cayeron encima en un segundo sin darle opción a nada. Estaban presentes, aunque no participaron en la detención, varios agentes de la Brigada de Madrid, entre ellos el comisario Alcázar, el hombre al que llegó la confidencia.

Lo cierto es que los registros posteriores en la casa y en una nave que El Solitario tenía alquilada en Pinto dieron aún más sorpresas: Giménez Arbe, que era vecino de un coronel de la Guardia Civil y de Rodríguez Menéndez, guardaba un arsenal de armas, munición y cañones. Compraba armas inutilizadas y las arreglaba. Además, tenía moldes de silicona con los que cambiaba sus facciones en cada atraco. Y allí encontraron los famosos cuadernos con las coordenadas en GPS de sus objetivos, los cuarteles de la Guardia Civil, los planos de las huidas…

Giménez Arbe vive en un régimen de aislamiento bastante duro: pasa casi todo el día en su celda y lo cierto es que ha perdido bastante peso, aunque sus huelgas de hambre y sed no son más que operaciones propagandísticas. Allí, en Portugal, ha recibido la visita de su madre y de David, uno de sus hijos. Y pasa la mayor parte del tiempo respondiendo a las  decenas de admiradores que le escriben cartas…

De la que no ha vuelto a saber nada es de su amada brasileña, Iris Roberta. Con la que iba a retirarse.

(Información de  Luis Rendueles y Manu Marlasca).



 

10 comentarios:

  1. ¡Vaya pajarraco! Éste es peor que El Lute.
    Por cierto, ¿le dejan seguir llevando la peluca?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA
      El "Lute" era un monje franciscano en comparación a éste. Y no creo que ahora lleve peluca sino mucha melena.

      En cualquier caso es un ejemplar de ATRACADOR como díos manda, y no uno de esos merluzos que pululan robando a viejas y turistas. Este es de la vieja escuela que terminaban en el garrote vil en otros tiempos.
      En toda actividad hay que ser minimamente serio y profesional.

      Eliminar
  2. Qué raro que no hayan hecho una película de su historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON MAMUNA
      No es posible hacerla en España porque, como ya sabes, no hay actores adecuados, los que hay sólo las hacen de la guerra civil y de lo buenos que eran los de Carrillo, y además si se hacen pelís las subvenciones del gobierno se van en parte a eso en vez de al bolsillo.

      Eliminar
  3. Que asco de tipo, para mi no es un atracador, es un ASESINO, una basura que ha dejado sin padre, sin hermano, sin esposo, etc a unas cuanta familias.

    Tanto asco me dan los medios que insisten en lo de "solitario", para darle esa aureola de curro jimenez contra el sistema, imagen que el propio basuriento ha intentado aprovechar en el juicio para despertar simpatias.

    Y que me dicen de sus "admiradores". ¿Quien sino una mierda con patas puede admirar a un asesino?. Esta es la España que tenemos.

    Ojala le dieran garrote vil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Bueno, bueno, no te sulfures. Este es el prototipo de los que iban directos al GARROTE VIL en otros tiempos, y con merecimiento.

      Lo ridículo y esperpéntico es la existencia de esas ADMIRADORAS QUE LE ENVIAN CARTAS. Tontasdelculo las hay en número infinito.

      Este, dentro de la bazofia de malosos que pueblan la Hispania, al menos arriesgaba bastante al actuar. Riesgo que nunca corren esos mierdecillas de chavales drogados hasta el culo y que matan y entierran a la primera que encuentran en zona solitaria, como los Carcaños de Marta del Castillo.

      Eliminar
  4. Lo que hace que este tiparraco despierte simpatías (a pesar de los muertos) es que los jefazos de las cajas autonómicas hacían lo mismo en cantidades ingentes desde sus despachos.

    Pero sin distraernos, tan miserables unos como el otro.

    Me imagino que no es pero esa foto de portada me ha recordado un intercambio "cultural" que hicimos en el insti con unos estudiantes franceses de la Provenza, fuimos a un pueblecito cerca de Avignon (L'Isle-sur-la-Sorgue) que era muy parecido al de la foto, atravesado por todas partes por el río, con puentecitos y árboles a las orillas... un sitio precioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      Es que atracar BANCOS está bien visto a estas alturas, y como bien comentas los primeros que los atracan son los que los dirigen.

      La Provenza es preciosa y tiene unos paisajes estupendos. Pero en este caso has errado por "poco" : es Zhouzhuang junto a Shangai, en la China mandarina. Parece mentira pero también los chinos tienen paisajes muy atrayentes.

      Eliminar
  5. buena historia la que has puesto hoy Tella; es cierto, tiene lámina de atracador de los de toda la vida.
    saludos blogueros
    Hoy hice: “Mercedes Milá, toda una experta en truños, now” en
    http://elblogdejoseantoniodelpozo.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JOSE ANTONIO
      Es el atracador clásico de sangre y fuego y CARNE DE HORCA.

      Iré a leer tu post de hoy, como voy todos los días.

      Eliminar