VERANO

01 marzo 2013

Cuidadín con pelis porno

María Reyes García Peyon, una española casada con un exjugador de baloncesto norteamericano, mató a su marido tras sorprenderle viendo pornografía infantil.

La mujer fue detenida y se encuentra en prisión en el Estado de Delaware acusada de matar a su cónyuge asestándole una puñalada mortal en el cuello mientras dormía.

La mujer declaró que tuvo que hacerlo después de descubrir el secreto de su marido. "Le pillé viendo pornografía, chicas jóvenes. Tuve que hacerlo", señaló a la policía tras ser arrestada.

Matt White fue jugador de la NBA Portland Trail Blazers antes de jugar en varios equipos españoles como Valladolid Miñón, Cacaolat Granollers o Gijón Baloncesto.

La jeta de la María Reyes  viene a ser como la imagen de una guardesa de prisión antigua de mujeres, de ahí la cara de gilipollas que se le quedó al Matt.


5 comentarios:

  1. Efectivamente, la cara de la señora me recuerda a la enfermera del doctor Mengele. No me extraña que Matt tratara de alegrarse la vista.
    Supongo que las chicas jóvenes eran mayores de 18 años y la fulana le acusa de infanticida para su descargo.
    Sea lo que sea, Matt no debía andar muy bien de la visual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA
      Estoy con usted : MATT no debía de estar muy bien de lo VISUAL para casarse con esa lora con cara de guardiana de campo de concentración nazi. Sólo verla da ya repelús. Más avinagrada jeta es dificil de hallar. Por eso se iría el gringo a ver las pelis de jovencitas.

      Eliminar
  2. ¡¡Desageráaaaa!!

    Y fea.

    Ahora que, el tipo debía ser idiota para casarse con semejante bruja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA CANDELA
      No tiene cara él de espabilao y no se sabe si era así antes de conocer a Maria Reyes o después. Ahí está clave. Pero apostaría a que esa jeta de él unicamente puede aduirirse viviendo junto a una bruja como esa.

      Eliminar
  3. Un gran retrato de la manicomización del mundo.
    La señora hubiése podido hacer carrera en películas de monstruos.
    Y luego en la realidad aparece mucha gente así.
    Ni modo,nacimos en el planeta equivocado.

    ResponderEliminar