21 febrero 2013

Tontos de exportación

Uno comprende que tiene que haber tontos, como tiene que haber de todo. Me refiero al tonto social, o sea. Al que normalmente llamamos tonto del haba. Al imbécil de andar por casa.

De diario. Son criaturas de Dios, como dijo San Francisco del hermano lobo, si es que lo dijo, y tampoco es cosa de pasarlos por el lanzallamas. O de pasarlos sin más. Tienen tanto derecho a existir como cualquiera.

Incluso un tonto evidente, lustroso, bien cebado, de esos que da gloria verlos, tipo Mariano, hace su papelito en determinados lugares. Decora el paisaje.

Sobre todo si, como ocurre a menudo, no tiene conciencia de lo tonto que es. O de lo que puede ser si se lo propone, en plan película de superación deportiva americana, con el entrenamiento y el esfuerzo adecuado.

Y es que un tonto en condiciones, situado en el lugar idóneo, el trabajo, la vida cultural, la política, completa la vasta y asombrosa obra de la Naturaleza. La armonía del Universo. Enriquece la vida, para que me entiendan. Sirve como referencia.Como tontómetro del entorno y como brújula para los demás.

Por eso siempre he sido partidario de tener un tonto a mano. No demasiado cerca, ojo. Un tonto es como las escopetas: lo carga el diablo. Pero tenidos a distancia y bajo control razonable, se aprende mucho observándolos.

La pega principal es que el tonto tiene una asombrosa capacidad reproductora. Se multiplica como una coneja. Y al menor descuido, te rodea como al general Custer.

Ciertos ambientes, sobre todo los políticamente correctos, le son en extremo favorables. Y si además se trata de un tonto de aquí, español, con todos los complejos, inculturas, envidias y estupidez congénita propios de esta nacionalidad esplendorosa y autosatisfecha de la que gozamos, para qué les voy a contar.

Si España exportara tontos al extranjero –a veces lo hace, pero sin organización ni método– seríamos la primera potencia mundial.

Los tontos españoles son tontos conspicuos, de pata negra. Matizo, a fin de no avivar talibanismos feminazis: los tontos y las tontas. Para qué voy a mentir: en el fondo me hace ilusión.

Si el tonto español desapareciera como especie, la cosa sería tan lamentable como la desaparición del toro de lidia, o la del tertuliano radiofónico que con la misma soltura analiza un resultado electoral que la teoría de campos de fuerza de Maxwell.

Una de nuestras señas de identidad nacional se iría a tomar por saco. Cuando los últimos vínculos trimilenarios que unen a nuestra ruin tropa se aflojen del todo, y castellanos, catalanes, vascos, andaluces, inmigrantes y demás vayamos cada uno a nuestro aire, como realmente nos pide el cuerpo, sólo habrá dos cosas que nos sigan manteniendo unidos: el fútbol y lo tontos del ciruelo que somos, o que podemos llegar a ser cuando la Historia, la sociedad, la tele, la moda de turno, nos dan la oportunidad. Que suelen dárnosla.

En tal sentido, me preocupaba que las universidades españolas quedaran al margen del asunto. Perdieran el tren, para entendernos. A fin de cuentas, en sitios así lo que menudea es la inteligencia, la cultura y cosas por el estilo, y a la idiotez se le supone sólo un carácter mínimo, testimonial.

Pero la Universidad de Zaragoza acaba de tranquilizarme mucho. El que más y el que menos prevé el futuro siniestro que espera a los universitarios españoles, y sabe que cuanto tiene que ver con progreso, innovación, ampliación de titulaciones, investigación, calidad en la docencia y nuevas tecnologías recae exclusivamente sobre el esfuerzo individual y el sacrificio de un profesorado que cobra menos de 2.500 mortadelos al mes, y eso cuando tiene 20 años de antigüedad.

Con este paisaje, la última iniciativa de la docta institución cesaraugustana, de cara al próximo curso, ha sido apadrinar una campaña  bajo el título Nombrar en femenino es posible.¡Inténtalo!.

Y con los nombres y símbolos bien a la vista de la Universidad –cátedra sobre Igualdad de Género, nada menos– y del Gobierno de Aragón, que supongo soltaron la viruta apropiada, reparte a troche y moche folletos de cuatro páginas a color, para que los jóvenes universitarios zaragozanos dejen de invisibilizar a las mujeres mediante deliciosas construcciones en la línea del tópico habitual: el ser humano en vez del hombre, el alumnado sin empleo en vez de los estudiantes desempleados, profesionales en régimen laboral autónomo en vez de trabajadores autónomos, y otros brillantes hallazgos al uso.

Con la siguiente –y confusa– afirmación final, que transcribo literalmente en toda su espléndida y analfabeta incongruencia gramatical: "Seguro que, con la práctica, prestas más atención al lenguaje y usas términos para que todos y todas seamos visibles en el discurso".

Por eso digo que estoy tranquilo con lo de las esencias. No hay como la estupidez institucional, con cátedra incluida, para asegurar el futuro. Y el nuestro está garantizado. Tenemos tontos y tontas para rato y para rata.

ARTURO PÉREZ-REVERTE


14 comentarios:

  1. Para que luego se diga que en España no se invierte en igualdad y en innovación. Cómo dice Arturo, de tontos vamos sobrados y nunca me refiero por tal nombre a los que gastan en gilipolleces sino a los que la seguimos financiando desde abajo mientras aplaudimos con las orejas.

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON PEDRO
      Firmo todo eso que comentas, como si fuera mío.
      Aquí los tontos de capirote macizos somos los que pagamos las suntuosidades que se dan los mangarranes de la Política.

      Eliminar
  2. Además de la tontuna hay algo más, porque incluso un tonto puede ser honrado y rectificar ante el error. Pero en España no espabilamos, y eso ni siquiera se explica desde la habitual estupidez de los españoles. Es el cainismo, que nos lleva a convertirnos en hooligans por encima de la razón, convirtiendonos en doblemente estúpidos.

    Creer que un partido politico debe ser algo como el club de futbol de nuestros amores ,creo es lo máximo en tontería patria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Ahí das en centro de la diana : que la mayoría de los votantes consideran que los Partidos Políticos son como CLUBS DE FUTBOL, y se hacen fans de uno u de otro sin que ello les impida serlo también del Barcelona o del MadriZ o del Calatayud.

      Eliminar
  3. Como siempre el maestro Péres Reverte da en el clavo y nos descubre a esta maravillosa universidad donde se crea una catedra de la estupidez o tontuna oficial; quizás sin darse cuenta donde se meten, por que el tonto se diferencia del malo en que jamás descansa -existe un dicho andaluz que reza asi "cuando un tonto coje una linde; la linde se acaba, pero el tonto sigue"- y este puede ser el problema, que incluso la catedra cierre y el tonto siga.
    Propongo que al creador de tal engendro se le conceda de forma vitalicia el título de Tonto Mayor del Reino.
    Para este viaje, no necesitabamos alforjas, sobrados ejemplos de tontos hay en España, sin necesidad de universidad que los tutele.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JAIME
      Lo del dicho andaluz es muy bueno y muy aplicable a cualquier tipo de tonto, pero lo de Zaragoza es una de las millones de tontadas que realizan cada día los tontos profesionales de este país. Sin ir muy lejos aquí tenemos a los "listos" del Peneuve evitando a toda costa que Donosti tenga comodidades que están reservadas exclusivamente para BILBO. Llevan 20 ñaos queriendo hacer de "Bilbo" la New York de España a costa de semi-eliminar a Vitoria y Donostia. Lo último lo del Tranvia que estaba ya casi en puertas de dinalizarse y lo han abortado de raíz.

      ¿Cómo vamos tener tranvia en San Sebastián si ya lo hay en Bilbao?. Evitaron que se creara el Centro de Muestras o como se llame de Irún para que no hiciera sombra al de Bilabo, y dejaron en obsoleto al mejor aeropuerto vasco, el de Vitoria, para no perjudicar al de Sondica, o tratan de evitar que funcione el puerto de Pasajes para que sólo vayan a Bilbao los barcos mercantes.

      No pueden sufrir nuestros restaurantes y pronto veremos que les ponen un impuesto especial a los de Guipuzcoa.

      Tontos Máximos son esos.

      Eliminar
    2. Por mucho que se empeñen los polikarpos, Bilbao siempre será un agujero, -embellecido; pero un agujero-, a Donosti con tranavía o sin el nadie le quita su belleza y categoría.
      Lo del aeropuerto de Vitoria es sangrante, han dejado abandonado un aeropuerto que por el lugar estrategico en que se encuentra, tan cerca de Francia, Zaragoza y Madrid, podría haberse convertido en uno de los mejores de España.
      Salud

      Eliminar
    3. DON JAIME
      Así es. Ese aeropuerto de Vitoria era, además de establecido en la llanada y por tanto cómodo para pilotos, el más cómodo de acceso para guipuzcoanos, vizcainos y alaveses. Y está ahora como el Ciudad Real por culpa del Zarzalluz.

      Otro tanto pasa con la FERIA DE MUESTRAS FICOBA DE IRÚN, en la misma frontera con Francia y por tanto con mucho más porvenir que el de Bilbao, pero el Gobierno Vasco peneuvero no le dió licencia para ser internacional y unicamente pueden hacer Actos locales de ninguna importancia.
      Y tampoco quieren que funcione el aeropuerto de Fuenterrabia ni el puerto de Pasajes.

      Luego los de MadriZ se extrañan cuando comparo a los bilbainos con cualquier tipo de indeseables.

      Y como bien dices, ellos no tienen más remedio que venir a Guipuzcoa a las playas y a comer bien.

      Eliminar
  4. ¡y lo que se adornan luego en la defensa heroica de la Cultura y de la Universidad so capa de defender mamarrachadas como las aquí señaladas?
    saludos blogueros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JOSÉ ANTONIO
      Sí, todos terminan siendo, antes de jubilarse, en EMINENTÍSIMOS EMÉRITOS.

      Eliminar
  5. Pues podríamos analizar el caso a la inversa o "sensu contrario" que diría un universitario de todas partes menos de Apaña.

    Si obviamos que universitarios NADA preparados para las demandas actuales del mercado laboral están en el paro podemos presumir de que en Apaña, los más tontos ganan millonadas... desde fuera pensarán: si los más tontos e inútiles ganan eso los licenciados serán los putos amos. VIVE LE MARCHÉ DE TRAVAIL ESPAGNOL.

    addenda - de esos tontos me quité de encima dos, cuñados para más señas, uno decía que la bandera, el término vascongadas y el águila de San Juan eran inventos de Paquito, el otro si no ibas con el puño en alto todo el día eras un facha... ¡que coño! eras un franquista...¡pero que coño! eras la reencarnación sedienta de sangre virgen de Paco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      Con analfabetos como las féminas de ZP y los Pepiños y Matos en ministerios, en el extranjero pensarán que un tío un poco preparado podría llegar a hacerse millonario en un mes. Este es un ERROR de país. No sé si por culpa de Indubil y Mandonio o de los que evitaron que los gabachos se apoderaran del país para siempre.

      Bueno, como tus cuñados piensan el 101% de los nacionalistas polikarpianos de cualquier especie, y la culpa la tiene Franquito por no aniquilar a tanto carlistón trasvestido de independendista. Los nietos de todos aquellos que ocupaban carteras ministeriales con el Invicto por ser carlistas, ahora son los jefes de los batasunos. Parecido ha sucedido con los falangistas : todos son ahora progre-sociatas.

      Eliminar
  6. La tontería tiene su establecimiento permanente en estepaís. Si alguien se destaca o carece de las características básicas de la estupidez, se transfiere a otros países para evitar contaminaciones.
    PS: Sorprendido he quedado con los preciosos tirantes de Prima Marcelina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA
      Permanente y estable, sí señor, la tontería o tontura es característica a destacar en los folletos turísticos que se expandan por el ancho Mundo. Para que sepa el extranjero a donde viene aunque en poco tiempo de estancia se percatará de estar rodeado de ello.

      Prima Marcelina tiene toda una colección de tirantes que encuadran mejor su belleza.

      Eliminar