VERANO

12 julio 2012

Mujeres tapadas y tíos salidos

La periodista española Mónica Bernabé describe la represión sexual existente en Afagnistan por culpa de los talibanes, y me recuerda muchísimo a la existente en los años 40 y 50 en España. Había un dicho en los años 60 en España que reflejaba la mentalidad de aquellos españolitos cuando pasaban la frontera francesa y que se resumía en :

"Llevamos 500 años sin follar y hay que aprovechar la ocasión".

El mulá Moa-mmad Arsalan Rahmani fue ministro de Educación Superior durante dos años bajo el régimen de los talibanes. En la época de Karzai se convirtió en diputado y ocupaba un escaño en el Parlamento afgano. Entró en la sala con posado serio y sin dirigirme la mirada, pero cuando me vio le cambió la cara.

"Usted viste muy bien -fue lo primero que me dijo, dejando entrever una ligera sonrisa-. Si todas las mujeres afganas vistieran como usted, en Afganistán no habría ningún problema", añadió.

No solo a Rahmani le gustaba mi vestimenta islámica, sino que en general la mayoría de los afganos la alababan. Cuando entraba en una oficina a entrevistar a alguien, la reacción del entrevistado, si era hombre, solía ser casi siempre la misma. Se mostraba sorprendido por verme vestida con chapán y pañuelo negros, y me repasaba de arriba abajo con mirada obscena. No sé qué tipo de fantasía sexual le pasaría por la cabeza, pero, por la cara que ponía, parecía que yo fuera desnuda en vez de cubierta por completo con una bata negra.

Los hombres afganos tenían tanta sed de relacionarse con mujeres en una sociedad basada en la separación de sexos que a la mínima te tiraban los tejos si te mostrabas un poco simpática con ellos. En España esas cosas no me pasaban. En otra ocasión me ocurrió con un informático que fue a casa a arreglarnos la conexión de internet porque no funcionaba. Se trataba de un chico jovencito que rehuía la mirada cuando le hablabas y a quien yo le sacaba por lo menos 10 años. Me pidió mi número de teléfono para, según dijo, llamarme a las pocas horas y comprobar si internet funcionaba. No me llamó, pero a la mañana siguiente me envió un mensaje de texto que decía: "Hola cariño, ¿cómo te has levantado hoy? ¿Estás bien?".

Durante las siguientes jornadas continuó enviándome mensajes del mismo tipo, hasta que se cansó al no recibir respuesta. Tenía que ir con cuidado y no darle a cualquiera mi número de móvil. Empecé a pensar que la sociedad afgana estaba mentalmente enferma. El hecho de que los hombres y las mujeres tuvieran que estar separados y no pudieran mantener una relación normal no podía ser sano.

"Mira a estos chicos y ponte en su lugar. Están en plena efervescencia hormonal y no van a poder follar con una mujer hasta que consigan dinero y se casen", me dijo Arghandabi un día que viajé a la ciudad de Kandahar, en el sur de Afganistán, y me alojé en su oficina, donde trabajaban infinidad de muchachos jóvenes. Arghandabi había luchado contra los soviéticos en la década de 1980, después se exilió en Londres, y había regresado a Afganistán tras la caída del régimen de los talibanes para trabajar como empresario en los muchos proyectos de reconstrucción que financiaban las tropas internacionales.

Arghandabi era soez hablando, pero decía verdades como puños y era abierto de mente. A mí me hacía reír con sus comentarios y palabrotas. En Afganistán es tradición que el hombre pague dinero (mahr) por la mujer con la que se quiere casar. Normalmente es una cantidad muy elevada, a veces exagerada. Podía llegar a los 5.000 euros en un país donde el sueldo medio de un funcionario era de unos 64 euros al mes.

Asimismo, el varón debe hacerse cargo de todos los gastos de la boda, incluidos el vestido de la novia, las joyas y los complementos. Por otra parte, el Código Penal afgano castiga con penas de cárcel las relaciones sexuales entre un hombre y una mujer fuera del matrimonio. Se consideran adulterio aunque ninguno de los dos esté casado. Por lo tanto, Arghandabi tenía razón. Los chicos afganos estaban condenados a "no poder follar", como él decía, hasta reunir el dinero necesario para casarse, algo que no resultaba fácil y que les podía llevar años.

De lo contrario, tenían que buscar alternativas. Las relaciones homosexuales en Afganistán no están aceptadas socialmente y son un tema tabú. Sin embargo, existen. También existe la práctica de los denominados bachá bazi. Bachá significa "niño" en dari, y bazi, "baile". Los bachá bazi son una especie de esclavos sexuales: jóvenes que se encuentran en la pubertad y que, bajo coacción, se visten de mujeres y bailan y mantienen relaciones sexuales con otros hombres. En febrero de 2011, tras casi 10 años de presencia internacional en Afganistán, la UNAMA por fin empezó a abordar este asunto: firmó un plan de acción con el gobierno afgano para erradicar dicha práctica y otros abusos contra menores.


"Antes las mujeres en Kabul iban con minifalda", he oído decir más de una vez a personas que conocieron la capital durante la monarquía y la ocupación soviética. También he visto fotos de aquellas épocas en las que aparecían mujeres con falda por debajo de la rodilla, dejando ver las pantorrillas, pero ni mucho menos con minifaldas por debajo del trasero. Aun así, aquello se podía considerar todo un destape, porque vestir una de esas faldas con las pantorrillas al aire en Kabul durante la época de Hamid Karzai hubiera sido un escándalo. Incluso en los culebrones televisivos indios, que se volvieron muy populares en Afganistán a partir de 2006, las cadenas de televisión afganas difuminaban la parte de las imágenes donde se podían ver un escote femenino o los brazos de una mujer en manga corta.


En una ocasión, una mujer mayor, que había vivido en Kabul durante la monarquía y la época soviética, me explicó que ella era mucho más liberal y de mentalidad más abierta que su hija más joven. Tantos años de guerra y de fundamentalismo en Afganistán habían hecho mella en toda una generación.


El país había dado un salto atrás.

Mónica Bernabé


NOTA
En la España dominada por los arzobispos y las capataces de Pilar Primo de Rivera, es decir hasta 1960 aproximadmente, viviamos de forma muy parecida a ésta que describe la periodista sobre Afganistan. Recuerdo que, como detalle descriptivo, si una chica entraba en un bar, encendía un pitillo y bebía un vermouth estaba clarísimo que era una "profesional". O que las pelis del cine llevaban unas difuminaciones que hacían ridículos a los autores, o que las primeras en aparecer en la TV en blanco y negro llevaban escotes como las monjas. Por eso los parques estaban también llenos de "guardas" con escopeta vigilando  las manos de las parejas. Y los falangistas de Madrid entraban en pisos privados y apaleaban a hombres reunidos secretamente porque creían que eran "maricones", y sólo eran los primeros adeptos del Opus.


Conviene recordar estas cosas porque es facil pasar de un extremo a otro y no vaya a ser que al Rajoy le dé por hacernos, también, "recortes de moral". Y nos ponga a Zerolo de Archipámpano de costumbres.


20 comentarios:

  1. Menuda cara de mulas tenían todas las de la sección femenina, mas que sección femenina deberían de haberla llamado caballar. Los afganos tienen unas fotos en blanco y negro coloreadas a mano con efebitos muy curiosas que las he visto yooo!!!.
    Se les tendría que bombardear con "Afotos" de la prima Charlotte por lo manos les servirían para la clase de trabajos manuales.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ZORRETE
      Pues, hazte una idea de cómo les gustaba a esas cara-mulas que fuesen ataviadas las "chicas españolas sanas". Y entre ellas, ten en cuanta que era obligatorio pasar por un curso con ellas a toda chica mayor de 18 años igual que la mili de los tíos, y las órdenes de los arzobispos con mentalidad de los actuales Mulás islámicos, este país era una tristeza permanente
      Y ahora viven así las afganas y ya vimos en un reportaje de Don Lorenzo en EL RETRONAUTA cómo vivian antes de su llegada, cuando la monarquía en Afganistan. Kabul parecía París.

      La prima Charlotte es muy simpática aunque gabacha. Y no vayamos a decir nada que luego vienen las féminas locales a abroncarnos.

      Eliminar
  2. En España que hubo represión sexual está claro, como en tantos paises. Incluso hoy en día, pero es otro tema que daría para mucho; la censura en democracia.

    Ahora bien, no creo se pueda comparar con lo de afganistan. No podemos olvidar como es el islam, y como son los talibanes. No podemos comparar lo que pasaba aquí con lo que pasa cualquier mujer bajo un régimen de estos, donde las violan, y se pueden dar por afortunadas si encima luego no las lapidan o la ametrallan con un ak-47.

    Aqui se perseguia la homosexualidad, pero tampoco creo se pueda comparar con aquellos regímenes donde les cuelgan por el cuello en gruas. O el repugnante tema de los "bacha bazi", vamos, creo que en España no existía algo parecido. En el islam el esclavismo no está mal visto, y es muy común bajo diversas formas en esos paises.

    No, no creo que sean comparables las dos situaciones, pese a que en ambos casos se pueda hablar de represion sexual.

    pd: me acuerdo ahora de unas fotos del gobierno egipcio creo era. Eran fotos de hace como 1, 2 decadas, donde veias mujeres perfectemente occidentales. En cambio segun avanzaban los años, cada vez menos mujeres, y menos occidentalizadas. Al final, todas con el velo/niqab. Involución tremenda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Bueno, yo no he profundizado hasta esos extremos de las gruas y las mujeres apaleadas del Islamismo. Me he limitado al ASPECTO EXTERNO de las costumbres de un país como el Afganistan actual y el de la España años 50.
      Hay un reportaje de RETRONAUTA que se halla en la url =
      http://elretronauta.blogspot.com.es/search/label/Afganistan

      en donde se ve cómo vivian allí durante la Monarquia, más o menos el equivalente de los años 70 de aquí.
      También eran sociedades muy occidentalizadas, además de la egipcia que citas, las de LÍBANO y el TANGER internacional de Marruecos.

      Vengo en recalcar que de acuerdo con lo que cuenta la periodista sobre la mentalidad actual de los afganos en temas sexuales, me recuerda que es muy parecida a la que aquí se sufría en aquellos años de plomo. Y basta con mirar las imágenes de cómo iban las mujeres.

      Eliminar
  3. Menos mal que nos obsequia Vd. con una visión de Charlotte para compensar los esperpentos que aparecen en el relato. La estampa de las brujas de la sección femenina es como para convencer al más salido de las ventajas de la misoginia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las mandos de Falange y de las Jons eran la predicción en belleza de lo que nos esperaba luego con "las chicas nekanes" de Batasuna.

      Supongo recordará, o quizá llegó tarde a España, los desfiles de las niñas sometidas a ellas. Por eso creo que hasta Franquito sentía repelús de recibir a la jefa Primo de Rivera.

      Prima Charlotte ya es otra galaxia y por ello el Isra está de envidia cochina.

      Eliminar
  4. Pues me temo que voy a ser el discrepante con el post de hoy ¿es que nadie nota algo raro en la foto de Charlotte?... puede ser el escorzo, que sólo se han alimentado sus piernas o que los jíbaros redujéronla la cabeza pero la foto me huele a Photoshop Disaster.

    Mucho mejor las de la sección femenina ¡vamos, por dios!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      Discrepante, deiscrepante no sé pero te corroe la cochina envidia (roña monástica le llamaba Unamuno) que tienes por no conocer a Prima CHARLOTTE.

      Aquellas brujas de la Sección Femenina debian de tener hasta testículos y ser hermafroditas.

      Eliminar
  5. Los que recordamos los años 50-60, sabemos de lo que habla la periodista, cuanto mas tapas, mas nos deseperaban y con todas las pegas que ponian era muy dificil pillar cacho, salvo algo en la fila de los mancos de los cines.
    Viendo la foto de la sección femenina, especialmente por la belleza de las modelos, me recuerda a las feminazis actuales; con lo que la teoría de que los extremos se tocan queda demostrada.
    La posibilidad de bombardear Afganistan con revistas Play Boy o similares, garantizaría que al menos los tios supieran a tiempo que hay debajo del burka; además siempre sería mas positivo que cualquier tipo de agresión, por leve que sea.
    La primita a pesar de que tiene las piernas un poco exageradas esta rica.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JAIME
      Claro. A mayor represión en todo lo sexual mayor desmadre oculto.
      Tu idea de lanzarles revistas de esas que muestran los interiores de los burkas me parece estupenda.

      Aquellas brujas de Sección Femenina fueron el anticipo de lo que luego nos ha llegado en forma de "nekanes" de Batasuna. No hay la menor diferencia entre ambos grupos.

      Prima Charlotte tiene cada cosa en su sitio y además luce estilo al sentarse.

      Eliminar
  6. Tengo fotos de mi madre, casi una niña, vestida con uno de esos uniformes de gimnasia con falda y unos pantaloncitos debajo; pero ella siempre llevaba el primer botón de la camisa abierto y me contaba que le costaba unas broncas..pero le daba igual. En aquella época ella era una especie de disidente, muy guapa, delgada, de pelo negro negro y ojos pardo claro, rarísimos, no le hacia falta enseñar nada más. Pero a mí me enseño que una mujer no se viste para gustar o no a los hombres sino para gustarse a sí misma. Supongo que en aquella época era dificil.

    Lo que es curioso es que las diversas culturas siempre hacen lo mismo, o sea, vestir a las mujeres de una forma determinada, cono esas nekanes adustas, sin atractivo -menos para sus colegas, supongo- Es la imagen del grupo lo que importa, a toda esta gente le dan igual las mujeres, solo son un emblema más.

    Por cierto, dicen que las franchutas no son muy amigas de la pasta de dientes ni del hilo dental. Y conste que no es por criticar, que va!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA CANDELA
      Ojalá las mujeres todas se vistieran para "gustarse a sí mismas" y no para seguir la consigna del grupo o de la mas tonta moda de cada momento. Pero para poder hacerlo se precisa de tener un poquito de CRITERIO propio y olvidarse de la manada a la que se ha integrado.

      Tienes razón respecto a esas franchutas : ni se lavan los dientes ni se cambian todos los días de bragas ni se cortan las uñas de los pies cuando están largas, e incluso algunas llevan las orejas sucias por dentro. Pero, ya ves, llevan fama de "glamourosas" y cariñosas y todo porque las dejaron salir en la Revolución Francesa a gritar "Vive la liberté".

      Además aprendieron a cantar suavemente aquello de =

      Non, rien de rien, non, je ne regrette rien
      ni le bien qu`on m`a fait, ni le mal
      tout ca m`est bien egal
      non, rien de rien, non, je ne regrette rien
      c`est paye, balaye, oublie, je me fous du passe
      Avec mes souvenirs j`ai allume le feu
      mes shagrins, mes plaisirs,
      je n`ai plus besoin d`eux
      balaye les amours avec leurs tremolos
      balaye pour toujours
      je reparas a zero
      Non, rien de rien, non, je ne regrette rien

      EDITH PIAF

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Me alegro de que te guste y más te gustará si la oyes a ella cantar en un video de Youtoube.

      Eliminar
    2. Disculpen Vds. que me meta donde no me llaman, pero para cancioncita gabacha estupenda...

      http://www.youtube.com/watch?v=LNEEVsZt8vI

      Eliminar
    3. PRECIOSA, Isra, la canción de Tous les garçons et les filles. Sí, señor, cuando estás en privado tienes buenos gustos. Te pierde cuando presumes de ruídos horrorosos. Como esos de Rock.

      Eliminar
  8. Javier,espero por nuestro bien que Rajoy no lea el blog, porque nos pega otro recorte,seguro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON MAMUNA
      Sí, sólo le falta prohibir el uso diario de ropa interior limpia.

      Eliminar
  9. Es increible leer estas cosas hoy en día y sobre todo, los que las recordais, porque yo...mi juventud era jorobada pero ni mucho menos como lo que aquí se lee por dios!
    La canción divina don Tella,increiblemente bonita.La escucho muchisimas veces, con esa voz tan dulce...me encantaaa.
    Mil besitossssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA MIDALA
      Pues, sí, niña, en nuestra juventud viviamos tal como se muestra más o menos por encima. Sufriamos la dictadura, no de los militares, sino de los curas y monjas y de las feas y de los chulos con bigotito de Falange.

      Me alegro mucho que te guste cómo canta eso la EDITH PIAF.

      No he entrado en tu blog estos días porque he estado ausente de mi domicilio y no he aparecido por aquí hasta ayer.

      Un millón de besos

      Eliminar