VERANO

21 febrero 2017

Odio a lo dirigido por las castas


Funcionaban como guerrillas de gamberros en las banlieues francesas. Emboscados tras contenedores, apostados en balcones, coordinados con móviles, esperaban la llegada del camión de bomberos, al que habían alertado previamente con una llamada de falsa emergencia.

Al avistarse la sirena del coloso rojo, comenzaba la lluvia de piedras y botellas. Los mayores hacían lo mismo con la policía, subiendo la dosis al cóctel molotov. Los benjamines se entrenaban a pedradas con los carteros. Estos ataques al uniformado no eran aislados. Había cientos y cientos de casos al mes por toda Francia.
Hace una década, como corresponsal en París, me tocó escribir sobre este vandalismo organizado y me asaltó una pregunta: ¿Por qué? ¿Qué les había hecho un pobre bombero, un currela del fuego, a todos esos chavales?
Tardé en entender que la ira respondía a que le veían como parte del sistema.
El uniforme denota una estructura, la estructura una jerarquía y, en la cúspide de todo, el Estado.

El grupo Edelman mide, en un barómetro anual, la confianza de 28 países en sus instituciones. Los resultados son equiparables más allá de las fronteras: nunca antes la gente se ha fiado menos de los empresarios (37%), de los políticos (29%) ni de los periodistas (43%). Lo llamativo es que sólo uno de cada dos ciudadanos se fía también de las ONG (53%), en su mínimo histórico.

Y la traducción de que el 67% de los españoles haya perdido la fe en el sistema actual.Este hundimiento de lo colectivo corona la vuelta al individualismo exacerbado de la era tecnológica. No necesitamos de nada ni de nadie mientras nos quede batería en el móvil, creemos.

Javi Gómez

14 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo con lo que se plantea : desde los años 70 aproximadamente en Europa y Usa se han impuesto unas pandillas de políticos que no han resuelto los problemas de bienestar de las sociedades y han creado odio hacia todo lo estatal, personificado en los uniformes.
    Ya tras la Gran Guerra sucedió algo así y en Francia tuvo que volver Charles De Gaulle a instaurar la V República porque el sistema era un desastre. En Gran Bretaña fueron los laboristas los que remediaron el malestar existente, y en Alemania los de Willy Brandt.

    No me extraña nada el dato de que hoy en España el 67% de la población haya perdido la fé en sistema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ZALDUM.
      Muy completo tu comentario recordando periodos anteriores en que la sociedad estuvo al borde de la anarquía.
      Los sucesivos políticos que han gobernado en cada país de Europa se han despreocupado de la defensa de los derechos humanos y de los del individuo por dedicarse a su particular beneficio y hoy tenemos una ultraderecha casi como en 1930.

      Eliminar
  2. Los franceses llevan ahora una larga temporada de algaradas y, al parecer, no se destacan mucho en la Prensa pero esas cosas son muy contagiosas.
    Con que ya pueden los peperos gubernamentales ir enterándose del porqué de lo de Francia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON MELITÓN.
      Sí, esas algaradas de la gente común de Francia pueden resultar muy contagiosas.
      Que los dioses nos protejan.

      Eliminar
  3. Lo que dice Jauregui me hace pensar que, tal como se aprecia por los Medios, los neogaullistas y socialistas franceses están de capa caída y en cambio está subiendo como la espuma la ultra LE PEN. Con lo que entre el Brexit, el Trump y la dama francesa pueden dar un inmenso vuelco a las sociedades a las que estamos acostumbrados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON LUIS MARY.
      Cierto. Vamos camino de unos cambios en costumbres y en políticas gubernamentales que van a ser hasta muy dolorosas para algunos sectores, entre ellos el Bancario por sus abusos.

      Eliminar
  4. El 15-M de aquí se ha traducido en un globo desinflado porque la gente está hasta de los izquierdistas y ahora toca la época, como por ciclos, de los ultras contrarios, y curiosamente muy votados por los trabajadores de mono y casco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON PATRICIO.
      Es lo malo del tema, tal como comentas. Va la gente cambiando de votar a ultra-zurdosos para darlo a ultra-derechonas.
      Es un fenómeno que se está universalizando.

      Eliminar
  5. Las violaciones de los derechos humanos, según el informe de Amnistía, pasa por todos los continentes hasta 159 países. China, Egipto, Etiopía, India, Irán, Tailandia o Turquía han llevado a cabo campañas masivas de represión.
    Arabia Saudí cometió crímenes de guerra.
    Francia ha ampliado el estado de excepción con millares de registros domiciliarios. En Honduras ocho activistas fueron asesinados. En Reino Unido han crecido los delitos de odio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JORGE.
      Esa es la clave de casi todo lo que viene sucediendo en Occidente ahora. Que los gobiernos han violado los derechos humanos sin el menor reparo por las leyes vigentes y va a haber un revolcón de los de volcanes en erupción.

      Eliminar
  6. Nos vendieron el nihilismo como fuente de felicidad. No hacia falta familia, dios o valores: teniamos tecnologia, dinero, vacaciones, internet, todo valia en el sexo, todo eran derechos, valores debiles, massmedia, no exigamos nada a la sociedad, son todo derechos,inalienables aunque las circunstancias que los habian generado desaparecieran.

    Y de esa sociedad debil, esto. Ha bastado una crisis economica y la llegada de indeseables para que todo el sistema se vaya cerca del carajo. Los partidos tradicionales son simplemente incapaces de entender el valor de los valores y del estado de derecho. Se han creido sus propias paridas.

    Lo peor es que los unicos partidos que parecen querer aplicar el estado de derecho, son los llamados "populistas", algunos al menos. Y las consecuncias de verles en el poder, puede ser graves para europa.

    Ahora, si llegan al poder, nadie podra extrañarse, dado lo que vemos. O mejor, lo que no vemos por parte de estos gobiernos sin valor y sin valores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO.
      De los abusos que citas y con los que estoy de acuerdo no debemos olvidar los causados por los Bancos (con cúpulas enriquecidas millonariamente Y CLIENTES HUMILDES quebrados), de la catastrófica gestión del sistema Judicial y sus sentencias contradictorias además de huérfanas de argumentos jurídicos.
      El gentío ya pasa de casi todo y ya le interesa casi únicamente que su móvil funcione.

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar