Paisaje relajante

19 mayo 2016

Cien años después del tiralineas

Los artífices del acuerdo, el británico Mark Sykes y el francés François Georges-Picot
Tan sencillo como un lápiz azul, uno rojo y un mapa. Así de fácil fue dar forma al Oriente Medio contemporáneo y, también, a sus problemas. El 16 de mayo de 1916, ahora hace justo cien años, Francia y el Reino Unido ratificaron el acuerdo secreto en el que durante meses habían estado trabajando el representante británico Mark Sykes y el francés François George-Picot.

Un tratado en el que ambas potencias (con el visto bueno de la Rusia de los zares) acordaban la manera de repartirse los restos del Imperio Otomano. Ni siquiera había acabado la Gran Guerra, pero el Acuerdo de Sykes-Picot ya había decidido la suerte de aquel estratégico y convulso territorio.

Una línea imaginaria en la arena trazada desde Acre (Palestina) hasta Kirkuk (Iraq) repartió el botín. En total establecieron cinco zonas: Francia controlaría lo que hoy sería Siria y su zona costera y ejercería su influencia hacia el este hasta Mosul, Reino Unido obtuvo Basora y Bagdad y un ámbito de influencia hasta lo que se convertiría en Irán.
Palestina quedaría bajo mandato internacional. Las lenguas, las culturas, los diferentes clanes y tribus de la región quedaron fuera de la ecuación.
En 1915, Thomas Edward Lawrence (más conocido como Lawrence de Arabia), agente de los servicios secretos británicos, y el alto comisario británico en El Cairo, sir Mac Mahon, prometieron al emir hachemí de La Meca, Hussein, que si se alzaba contra los otomanos reconocerían a un país árabe independiente, la Gran Arabia, que se extendería por lo que hoy es Irak, Jordania, Siria, Líbano, Palestina y la Península Arábiga.
Los británicos, también habían asegurado a los sionistas que veían con buenos ojos la creación de un “hogar nacional” para los judíos en Palestina.

Tras el atentado contra el hotel Rey David, en 1946, el Reino Unido decide que ha llegado la hora de marcharse y pasa la patata caliente a la Sociedad de Naciones.
Palestina se acaba partiendo en 1947. De aquella indefinición del acuerdo de Sykes-Picot, de aquella salida precipitada de los británicos y de la final división del territorio, proviene el conflicto capital de Oriente Medio.
LAWRENCE DE ARABIA
Cien años después, las consecuencias del tratado de Sykes-Picot son evidentes. No satisfizo las aspiraciones de los árabes, se agravó el conflicto histórico  entre sunitas y chiítas y se creó el de los árabes contra los judíos.
Se dejó en el limbo al pueblo kurdo, cuya población de entre 45 y 50 millones vive hoy repartida entre Turquía, Siria, Iraq e Irán. Y para rematar, se regaló el poder a monarquías y a poderes autocráticos.

Las guerras, el fanatismo religioso, la miseria… han sido el caro precio a pagar. Puede que a pocos les suene el tratado de Sykes-Picot en Europa, el lugar de su nacimiento, pero en Oriente Medio ese nombre retumba con cada bomba que explota en Alepo, Gaza o Bagdad.

(Cortesía del comentarista Don Javichu)

6 comentarios:

  1. Bueno, eso de la pobreza..en general.. recordemos que buena parte de la zona nada en petroleo, y que incluso alumbraron sociedades bastantes prósperas e incluso modernas para lo que historicamente habian sido esas regiones. Llegaron los islamismos y otras pestes, y se cargaron esas sociedade volviendo al medievo y gastando en satrapias o mierdas, cuando no financiando terrorismos, todas aquellas carretas llenas de dinero.

    ¿Que franceses e ingleses lo hicieron de culo?, sí. Pero que el arbol no tape al bosque, el autentico hecho diferenciador, el motivo principal de atraso, radicalismo y miseria, se llama ISLAM. Y va siendo hora, y es importante, que los arabes de la zona empiecen a reconocer que es su propia cultura la causante de sus males.

    Y es que sino, ¿como es posible que esas formas sociedades sean igualmente fallidas alli donde se aposentan, incluso en occidente?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO.
      Tienes mucha razón en adjudicar el fracaso a esa religión de caravaneros pero las pugnas y guerras actuales provienen de las habituales divisiones coloniales de british y francoises.

      Las sociedades islamistas siempre fracasarán por no pertenecer al Mundo restante que les rodea, desde Judea hasta la India, pasando por China y Usa.

      Lo que deseaba Lawrence y los leales a los camelleros de Hussein era un único país llamado ARABIA. E hicieron un pastel de almendras garrapiñadas que no hay quien las mastique.

      Algo parecido sucedió en los Balcanes y así siguen, a pesar de que allí el islam pinta no mucho. Para hacer convivir a eslavos con culturizados germanos y turquémanos se precisa un Stalin.
      Y siguiendo las herencias dejadas por british también está el continente hindú, con sus múltiples sectas y religiones, incluído el Islam.

      Pese a todo hemos conseguido no guerrear entre alaveses y guipuchis a pesar de que nos invadís cada dos por tres en busca de arena.

      Eliminar
  2. Lo que sí es cierto es que los británicos han ido sacando lo que podían, a costa de lo que hiciera falta, por todo el orbe y cuando la cosa se ponía fea, se largaban quedando un buen cacao organizado (Oriente Medio, Afganistán, La India...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON TRECCE.
      Exactamente como dices. Han explotado todos los territorios tomados por las armas y cuando el avispero se ha puesto peligroso, se han largado dejando con el "allá os arregleis" a los lugareños colonizados.

      Eliminar
  3. al final lo que tenemos ahora son las consecuencias de un acuerdo mal parido y eso que aún no había terminado la que entonces se llamaba "La Gran Guerra". Ya de por sí, son regiones dificiles por su cultura y su religión. Por aquel entonces, estaba "de moda" tener imperios. El imperio español ya había caido, el imperio británico estaba ya en su ocaso, los franceses se habían espabilado y los italianos llegaron tarde y solo les quedó lo que no quería nadie. También andaba por ahi el Imperio otomano que por su diferencia era "el que sobraba".

    Pero lo que sobre el papel era un "acuerdo", entre bastidores fue un pozo de mentiras y traiciones y eso ha acabado como el Rosario de la Aurora (creo que todavía vamos por el tercer misterio, :DD) y lo que queda...

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JAVICHU.
      Tal cual lo explicas sucedió. Y el último europeo que se mantuvo como Imperio fué el francés con todo el Norte de Africa (Argelia, Tunez, Marruecos) El Chad y otras regiones africanas.

      A los imperios europeos les sustituyó el GRINGO. El cual se apoderó de la mitad de México (California, Texas, etc.), de Cuba, Puerto Rico y Filipinas, además de la isla de Guam, y quiso sustituir a Francia en Indochina (Viet-Nan, Camboya, Laos, Tailandia) y le salió muy mal, pero mantuvo el vasallaje de Japón y Corea del Sur.

      Eliminar