Paisaje relajante

20 enero 2015

Fugitivo profesional

El 28 de abril de 2011 este blog publicó la primera parte de las andanzas montaraces por bosques andaluces del mozo Antonio Manuel Sanchez, que ahora, escapado de la carcel, vuelve a lo suyo. Dicho post se halla pinchando en el siguiente cuadrito :

Ahora, en 2015, un periodista de El Mundo lo halla y conversa con él.

Tras patear durante media hora por algún punto inconcreto de esta serranía gaditana escuchas varios silbidos. Proceden de más arriba, aunque eres incapaz de ubicarlos. Al cabo de 30 segundos resuenan los ladridos de varios perros, esta vez mucho más próximos. Aunque no le ves, entiendes que el hombre al que buscas anda cerca. 
-¡¡¡Antonio!!! -dices hacia ninguna parte en voz alta, y el eco hace que tu voz se propague por la montaña. Ahora los perros ladran con mayor intensidad. 
-No te preocupes, sólo van a olerte -afirma una voz todavía sin rostro.

Levantas la mirada  y, de repente, surgido de la nada, aparece Antonio, el hombre cuyo rastro has seguido desde que fue capturado aquella primavera de 2011 tras mantenerse prófugo durante un lustro, el condenado al que sólo pudieron apresarlo desplegando 70 guardias civiles, perros rastreadores y un helicóptero. 

-Hola, amigo -te dice mientras te estrecha la mano derecha.
-Eres el último bandolero andaluz, ¿verdad? -preguntas tú.
-Sí, ese dicen que soy.

Acabas de conocer a Antonio Manuel Sánchez, al forajido que hace 16 meses, sin delitos de sangre en su historial delictivo, volvió a lanzarse al monte huyendo de la ley, al igual que ya hizo en 2006 y como antaño, siglos atrás, lo hicieron José María Hinojosa El Tempranillo o Juan José Mingolla Pasos Largos, nombres míticos del bandolerismo de la sierra andaluza. 

Este hombre de 44 años, que ha vuelto a fugarse de la cárcel para de nuevo echarse al monte con su morral al hombro y sus armas de caza (una lanza para matar jabalíes y un cuchillo punzante) ya no tiene ningún diente en la encía superior, y en la inferior el ardor de años de heroína, cocaína y marihuana le ha arrebatado todas las muelas, salvo una. 

Dice que va tan abrigado porque aquí es la única forma de combatir el frío del invierno que cada noche, mientras duerme en una tienda de campaña hecha a mano con remiendos de plástico, muerde sus carnes entre aullidos de lobos y peñascos que se desprenden. Pero ni siquiera tanto trapo le ha servido para librarse de ese ruido de pecho, ese borboteo que de vez en cuando escuchas y que le acompaña desde hace dos meses. 

Este bandolero del siglo XXI cuenta que tiene amaestrados a sus cuatro perros, a los que, al alba o al caer la noche, cuando más se mueven los animales, utiliza para cazar venados y puercos que luego asa a fuego de leña. También para ahuyentar a las visitas incómodas. Así, día tras día, sobreviviendo en soledad, sin contacto con ningún ser humano. Todo por no volver a ninguna prisión, donde vio asesinatos, violaciones de chavales, narcoteo, corrupción... Donde dejó de funcionarle la cabeza.

La primera vez que Antonio se echó al monte fue a principios de 2006. Habiendo pasado encarcelado 14 años e instalado por aquel entonces junto a su madre Antonio recibió la notificación de un juez para que volviera a prisión. La razón: un robo con fuerza cometido en 2002 en Oviedo, con el que se costeó los picos que calmaron su mono durante un permiso carcelario de fin de semana. Pero Antoñito, así le llamaba su adorada yaya Ana, se fugó a la montaña, que tan bien conocía por su abuelo, cazador furtivo. 

Como ahora, instalado en la sierra, asilvestrado y trabuco en mano, asaltó a senderistas, atemorizó a cazadores y a guardas de cortijos, encañonó a una pareja de guardias civiles, le acusaron de dar un palo a punta de escopeta en la gasolinera de El Bosque y se alimentó de animales salvajes

Antes de volver a ser detenido, pensó que jamás pisaría otra chirona, que ya había purgado lo suficiente entre rejas desde los 19 años que entró en Puerto I (Cádiz) hasta los 33, cuando salió de la penitenciaría asturiana. Pero le apresaron en 2011. 

-¿Te arrepientes de haberte vuelto a fugar?
 -Claro, pero mi cabeza no tiene lógica. No reacciono como la mayoría. Llevo media vida encarcelado o huyendo. Y todo sin cometer delitos de sangre. Ya he pagado bastante por mis pecados. He sido un loco animal, quillo, he llevado el demonio dentro. Pero ya no. Sólo quiero vivir en paz, sin molestar a nadie.

A los 12, cuando ya pasaba más tiempo en la calle que en su colegio del barrio de La Macarena, se hizo amigo de un gitanillo un año menor que él, Antoñito Leiva Jiménez. Fue él quien le invitó a su primera papela de heroína. Se la esnifó. Luego vendrían sirleos de bolsos a turistas, cocaína, metanfetaminas, más robos a punta de navaja o alunizajes con coches robados, los picos en vena, los porros y la venta de droga, y su primera entrada en prisión, a los 17, en Sevilla I. 

Y ahora, en este preciso instante, en busca y captura desde hace 16 meses, te muestra su lanza, su puñal hecho a partir de una lima, las cuerdas que guarda en su morral y las marcas en su tripa de cortes de navaja, el recuerdo de todas las veces que le quisieron matar en la cárcel, a la que debía tres años de condena cuando se fugó de Carmona.
 -¿Tienes miedo de que te vuelvan a coger?
 -Mucho. No quiero volver al talego. Ni mi cuerpo ni mi mente lo superarían. Estoy colapsado de todo lo que vi allí. Pero no tengo incertidumbre. Si me cazan, me quitaré la vida dentro de prisión

A.  Lozano

GUARDIA CIVIL RURAL

16 comentarios:

  1. Comprendo el espíritu libre de este hombre y no puedo evitar que me caiga bien, pese a ser una pieza, el tío.

    Lo que no entiendo es porqué los sistemas penitenciarios, en todos los paises y en casi todas las épocas, son de tal modo que se puedan dar todas las perversiones, mafias y crímenes que sabemos se dan dentro de las cárceles, de suerte que a cualquiera que condenen a una pena de privación de libertad, en realidad le están condenando a una pena de muerte o de pérdida de dignidad, encubierta..

    En las cárceles, los reos deberían estar solos y no tener contacto alguno con los demás reos, vamos como Edmundo Dantés en el castillo de If.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HOLA DON TANNHAUSER
      Sí, cae bien el tipo a pesar de ser un pájaro de cuenta. Es lo que tiene empezar a los 12 o 14 años con las drogas.

      Lo vergonzoso del sistema estatal es lo que comentas : las palizas y violaciones a que son sometidos los presos por otros presos.
      Casi mejor, como dices, estar preso al modo de Edmundo Dantés.

      Eliminar
  2. Lo comparas con los chorizos profesionales y no deja de ser un pobre hombre. Ahora, eso que no tiene delitos de sangre.. me creo que no haya sido juzgado por ellos, pero estos piezas siempre tienen sangre en las manos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      En sí es un pobre hombre tal como vienes a indicar. Además todo su problema, tanto delictivo como de carcel, proviene de tomar DROGAS desde chaval. De estos hay cientos de miles y lo malo es que la mayoría circulan libremente.
      Lo "especial" de éste es esa vida carcelaria desde joven y sometido a los avasallamientos de otros presos. Qué mundo ese.

      Eliminar
  3. Uno de tantos casos en los que se ve que el sistema o no funciona, o no está preparado adecuadamente para tratar a este tipo de delincuentes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON TRECCE
      Es el sistema inventado por los ministros de Justicia sociatas desde que el Felipón estuvo 14 años gobernando. Antes todo era de modo absolutamente opuesto. Ahora ya las prisiones son o hoteles de lujo para los vips o troneras copiadas a tailandeses o marroquiés.

      Eliminar
  4. Muy romántico pero no deja de ser un tiparraco que mejor está encerrado que en cualquier otro sitio. Que las cárceles no son hoteles, eso está claro, pero no es culpa del sistema sino de los que están allí, a ellos el sistema les importa un pimiento y lo que le pase al prójimo también.

    No saben hacer otra cosa y les han faltado oportunidades, pero muchos tampoco las han buscado. Y tienen muchas más de las que parece

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CSC
      Es la herencia de haberse generalizado en el Felipato el consumo de heroina y otras drogas ya en niños de 12 años en adelante. Esa gente con 30 está ya perdida y, como bien comentas, no sabe hacer nada de nada sino atracar o cargarse a alguien para quitarle el dinero que necesita sus consumos de opiaceos.

      Por otra parte las penitenciarias ahora son un desmadre absoluto. Desde que hubo ministros de Justicia sociatas.

      Eliminar
    2. Creo que el tratamiento que da el periodista del El Mundo, donde este fugitivo profesional aparece casi como un héroe, al compararlo con el tópico del bandolero romántico como si fuera el robin hood de Cádiz, me parece muy incorrecto. Creo que es importante que se den a conocer estos casos, pero no como ejemplo de lo mal que va el sistema, sino como histórias ejemplares en la versión más clásica del término.

      Aunque nos mueva a la simpatía, no se debe olvidar la esencia del personaje, ya que ninguno queremos que nuestros hijos acaben como él.

      Eliminar
    3. DON CSC
      Siento no estar de acuerdo porque el personaje ya apareció en 2011 por esos montes y es conocido, incluso tengo un post sobre él. En sí es un pobre diablo que vive fatal, mucho peor que en la carcel, pero por razón de que es un incurable drogadicto. Y los que son así son la basura de la sociedad porque no sirven para nada.
      A mi parecer el periodista lo trata en ese sentido. Otra cosa es que el tono o la modalidad de hablar con él sea hasta cariñoso pero por razón de que le responda a lo que desea el periodista.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. DON MAMUNA
      Buena pregunta y excelente solución. Mejor haría la "guardiasibil" en tenerlo a sueldo como guarda-bosques en esa zona en que se halla.

      Eliminar
  6. Un fulano que se dedica a asaltar senderistas y gasolineras, no me causa la menor simpatía.
    Espero lo pillen pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otra cosa más agradable, felicite de mi parte a prima Irina por haberse deshecho del cantamañanas.

      Eliminar
    2. DON BWANA
      De fiable no tiene absolutamente nada porque es un drogadicto desde niño y necesitado de obtener dinero para su consumo.
      Quizá a la Guardia Civil no le interese cazarlo, como en el año 2011 y en los mismos parajes, porque estando él ahuyenta a las alimañas.

      Eliminar
    3. DON BWANA
      Felicictada queda Irina por lo que comenta : por haber mandado a hacer puñetas al inutil fenómeno del patadón.

      Eliminar