Paisaje relajante

24 noviembre 2014

Han vuelto las "colillas"

En una calle de oficinas junto al estadio Santiago Bernabéu. Yo acababa de sacar el tique de aparcamiento. Un joven de unos 30 años, vestido con una cazadora caqui, caminaba rápido hacia mí. Cuando estaba a un metro, se agachó, cogió una colilla del suelo y se la guardó en el bolsillo.
Horas después, estuve tratando de recordar cuándo había sido la última vez que había visto recoger una colilla del suelo.

¿En la universidad, donde fumaba todo el mundo? ¿Cuando de niño jugaba en las calles de Vitoria? La verdad es que no lo recuerdo. He preguntado a una decena de personas con las que trato de manera habitual. Las que se desplazan en coche propio de casa al trabajo me han contestado que no recuerdan haber visto a nadie coger colillas del suelo. Uno me ha dicho que no lo ha visto en Madrid pero sí cuando va a Almería.

Es difícil afirmar algo de un encuentro fugaz, pero el joven con el que yo me crucé no encaja en ninguno de los tipos de "mendigos". Estaba correctamente vestido y calzado, caminaba con paso firme y rumbo definido como si tuviera prisa. Otras personas que pisan bastante calle me han relatado que es una práctica común. Un usuario habitual del transporte público me informa que él lo ve a menudo. Las paradas del autobús son el mejor sitio para hacerse con colillas: la gente tira el cigarro a medio fumar porque justo ahora, cuando sólo le había dado un par de caladas, llega el bus. Es más, me cuenta que algunos llegan a pedir el cigarro a medio fumar antes de que el vecino lo tire al suelo.

En mi niñez, oí a mi abuelo contar, con cierto prurito, que él nunca recogió colillas de otros. Pero que en los años del racionamiento guardaba sus colillas de aquellos cigarrillos sin filtro para juntar las hebras y liarse un pitillo extra. Pero esto era en tiempos de lo que los viejos llamaban "caldo de gallina". Años 1940-50.
AÑOS 1940

Después, llegaron los Ideales, luego los Celtas, más tarde el Ducados y, finalmente, el rubio americano. Ha llovido bastante y se ha fumado mucho. Pero yo he visto esta semana a un joven que no tenía mala pinta recoger una colilla del suelo. Sé que existen numerosos informes de Cáritas y de ONGs que señalan con mucha mayor objetividad el aumento de la pobreza en nuestra sociedad.

Pero, cuando vamos a entrar en el séptimo invierno de la crisis, cabe preguntarse si están haciendo suficiente por los que se han quedado atrás. Está ya demostrado que las familias han sido la red de seguridad, incluso de supervivencia, de muchos que han perdido el trabajo y/o la casa. E incluso parte de su dignidad.
Después de todo lo que ha caído, que el Congreso sólo haya aceptado publicar cada tres meses el importe global de los viajes de los diputados es de coña. Por no hablar de los casos de corrupción que llenan nuestros espacios informativos. La clase política ha perdido  cualquier contacto con los ciudadanos.

@Inaki_Gil

PARIS-1900

NOTA
España no recuperará el nivel de empleo previo a la crisis hasta dentro de dos décadas, concretamente hasta 2033, año en el que el número de ocupados se situará en 20,5 millones de personas y la tasa de paro en el 6,7%, porcentaje similar al que actualmente presentan países como Luxemburgo, Holanda y Dinamarca.Así lo revela el informe presentado este jueves por PricewaterhouseCoopers


 

23 comentarios:

  1. Mal síntoma ese de los recoge-colillas. Hemos pasado de gente haciendo cola para pagar 800 euros por un Iphone a esto.
    Todas las estadísticas oficiales se rompen ante la existencia de este fenómeno, habitual en sociedades muy pobres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON MARIO
      Sí, esa vieja costumbre de cuando los malos tiempos si ha vuelto es señal muy certera de que la realidad no coincide con la propaganda oficial.
      La actual juventud, me parece, que tendrá que aprender a vivir en la austeridad. Juventud que hasta ahora no había sentido el zarpazo de las carencias básicas.

      Eliminar
    2. El problema gordo es que no hemos pasado de una cosa a otra, sino que las dos realidades conviven.

      Eliminar
    3. DON CSC
      No sé si te refieres a que conviven lo real de la vida en este país con las estadísticas oficiales. En cualquier caso los que prefieren no ver la realidad en base a defender unas ideas determinadas de que "los nuestros" son los buenos, mucha torta se dará cuando descubra que lo de los "nuestros" es tan falso como lo de los "otros".

      Eliminar
    4. Me refería a lo de recoger colillas y el iphone a 800 euros. Cada día nos encontramos más con la dualidad extrema en lo social, por un lado una sociedad consumista absurda con unos objetivos banales y por otro lado gente que no tiene casi ni para comer, y a veces te los encuentras mezclados en el mismo individuo, personas que van a pedir vales de comida a cáritas pero que tienen adsl en casa, ropa de segunda mano y smartphone.

      Eliminar
    5. DON CSC
      Lo siento pero no tengo mucha idea de la fauna que en las grandes ciudades habita hoy, pero siendo como dices eso deviene en una juventud desnortada y desequilibrada. Lo cual no ayuda mucho a enderezar el país. Considerando dentro de la palabra "juventud" a personas de hasta los 40 años.

      Algunas veces hemos comentado varios en este Blog que no estaría nada mal que se reisntalara la mili obligatoria a efectos de disciplinar un poco a tanto niñato que carece de escalas de valores personales.
      Los suizos y los israeliés así lo tienen y siguen siendo modelos de democracia. A los mozos les vendría de maravilla una pasada bajo la bota de sargentos con poca cultura pero mucha lógica.

      Eliminar
    6. No creo que haga falta una mili, ni que tengamos sargentos con suficientes narices como antes. Es mucho más fácil, yo no hice la mili y no me ha ido tan mal, pero es que me educaron de una forma un poco diferente al común de los mortales, por ejemplo no tenía casi paga y trabajaba en verano para tener luego de que gastar (a partir de los 14, y con supervisión paterna del sueldo, es decir que lo cobraba mi padre y luego me lo iba racionando). Después cuando me mandaron a la universidad, mis padres me dejaron libertad de elección de carrera y facultad, pero tenía que cumplir un requisito imprescindible, estar como mínimo a 300 km. de casa. Una vez elegido el sitio, me buscaron una residencia que me pagaban y calcularon una magra asignación para gastos diversos y transporte (20.000 ptas/mes. del año 90), teniendo en cuenta que el billete de autobús o tren para ir a casa eran 1800 ptas por trayecto, pues tuve que seguir trabajando en verano y en invierno buscarme la vida. Responsabilizarme de las cosas y e fin, crecer.

      Eliminar
    7. DON CSC
      Ese método educacional que sufristes es ejemplar e imagino que ahora lo agradeces.
      Me gusta y mucho el modelo en el que te has formado.

      Eliminar
    8. Es que como dice mi padre, que no tiene carrera pero dirige una empresa con mano de hierro, desde que empezó a trabajar con 14 años ha hecho un montón de "masters", en economía, gestión y política, mili en el Sahara incluida, y ya se sabe que el diablo sabe más por viejo que por diablo. Y al que no espabila, lo espabilan... Currando en verano en las obras o en el campo o en un taller por cuatro duros te entran unas ganas de estudiar que no veas.

      Eliminar
    9. DON CSC
      Sabio tu padre.
      A mis dos hijos también les hacía trabajar en los veranos para que no se hicieran unos vagos y estuvieron de socorristas de playa y de peajistas de autopista unos cuantos veranos. Luego sacaron las carreras sin el menor esfuerzo. Y a los dos les ha ido muy bien su profesión (abogado con despacho e ingeniero electrónico).

      Eliminar
    10. Trabajar es como todo, hay que aprender y cuanto antes mejor.

      Eliminar
  2. No se la verdad...desde luego pintan bastos, y ni siquiera me atrevo a compartir eso de que en 20 años nos habremos recuperado mas o menos; te llega otro zapatero, un pablemos, o un rajao pasado de revoluciones, y ya la tienes liada otro lustro... con suerte.

    Lo fundamental, ese estado que solo piensa en seguir engrasando su ciclopea maquina, no ha cambiado, ni tiene intencion de cambiar. No existe voluntad de cambio real, y todo son parches destinados a sangrar a los españoles cuanto haga falta, hasta que se ingrese algo mas.

    Tengo un amigo que de natural suele ser optimista, funcionario, pues ultimamente anda mas pesimista que yo, dice incluso que no quiere tener mas de 10.000 euros ahorrados, porque cree esto se ira al carajo en cualquier momento, y ya te puedes despedir de tus ahorros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      No, no parece que los de Moncloa tengan muchas ganas de cambiar nada y vamos de cabeza a las costumbres y modos de una post-guerra que la mayoría de la población desconoce por razón de edad.
      Con la que cae no hay que tener, como dice tu amigo, ni mil euros en entidades bancarias. Cualquier ahorro debe de estar en el calcetín habitual, o debajo de la almohada.

      Eliminar
  3. Una imagen que también he visto y no tan infrecuentemente.
    En cuanto a la recuperación en el 2033, eso si no llega otra debacle y acabamos todos emigrando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON TRECCE
      Me alegto de que confirmes lo que dice el post dado que habrá mucha gente que no se lo crea.

      Somos ya muchos los que dudamos de esa recuperación en 20 años al paso que van los gobernantes. En vez de enderezar el rumbo se ratifican en sus rapiñas y corrupciones. Todos.

      Eliminar
  4. Y espérese porque la cartilla de racionamiento está al llegar de nuevo. Se ve que lo "vintage" está de moda. Ya sólo nos hace falta otro Caudillo (por la gracia de Dios o de Marx)

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CAROLVS
      Estoy contigo, siempre este país tiende a RETROCEDER en cuanto alcanza el mínimo de mejoría social y económica.
      Respecto al Invicto he de decirte que echo de menos algunas de las seriedades que su etapa impuso, especialmente en el funcionamiento de Notarias, funcionariado en general y del orden en las vías públicas en temas ajenos a la Política.

      Yo tuve mi Cartilla de Racionamiento aunque era muy niño y recuerdo su funcionamiento perfectamente. Los venezolanos y cubanos ya la estrenaron hace tiempo y, tal como dices, vamos de nuevo a copiar a lo "pior" del Mundo.

      Eliminar
  5. Eso simplemente es una muestra de lo que es capaz un fumador por llevarse un trujas a la boca...

    Recuerdo que hace muuuuuuchos años, estando de fiesta por Valencia (chunda chunda, paella y valencianas, y no hablo de las magdalenas) llegamos temprano a casa y teníamos que ducharnos para quitarnos el olor a vicio, como semos gente sana y educada no fumamos (of course) y había que encender el calentador ¿qué hacer?, pues a las 8 de la mañana buscando un puto trujas al que le quedase un mínimo de humo para, de una calada, revivir la llama que encendiese el fuego, no de la pasaión, repito, de la caldera.

    Y aquí amiguitos, acaban las aventuras del abuelo cebolleta, y como todas las buenas historias tiene una lección que aprender, fumadores=yuyu (que cogen cosas del suelo y se la meten en la boca).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      Realmente es complicado verlo desde la perspectiva que tú lo ves pero ya sabemos que el complicado eres tú.
      Esa anécdoda os es muy adecuada a los pichicastizos madrileños : no tener a mano nada que encienda un calentador o una vela. Hazme caso : lleva siempre en el bolsillo pequeño del pantalón una caja de cerillas de papel de esas que dan en los bares. Y además cuando vueles de Torrejón a Barajas no te la detectan en el control.

      Lo de meterse en la boca colillas de otros también a mí me da asco pero la necesidad es necesidad para algunos.

      Eliminar
  6. Otra muestra, sin duda, de la mejoría de la situación, aunque también he visto recoger "colillas" en los tiempos de bonanza, aunque nunca eran de otros, sino del mismo fumador que, juntando tres o cuatro y un papel de liar, se hacía otro cigarrillo para matar el mono.
    La recuperación para el 2033 la pongo muy en duda, al igual que los 20 millones de trabajadores, más que nada porque España está hecha unos zorros en materia industrial y el sector servicios tampoco da para mucho más, amén del incremento de la población, la tecnificación del trabajo y el improbable freno al Estado de Bienestar y el dispendio de la caja pública que esto conlleva... pero PricewatherhouseCoopers seguro que sabe más que un humilde servidor.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON HEREP
      Por el camino que van los políticos, al margen de si roban o no y con esa variante aún peor, solamente con el gasto absolutamente innecesario en coches ofiaciales, traductores de catalán a castellano, dietas para ir gratis a las Bahamas a pasarse una semana en hoteles de lujo y con la familia, ordenadores y moviles nuevos cada año para cada diputado y senador, etc. etc., no es posible sostener ni la actual Sanidad ni las prestaciones a pensionistas, parados y medio pensionistas.

      Y abundando en lo que comentas sobre las industrias, también yo lo veo muy negro que quienes tengan dinero lo inviertan en este país de bandoleros en los cargos públicos.

      Eliminar