Paisaje relajante

30 noviembre 2014

En camino el tren Chino a Madrid

Es el viaje más largo (en tren) jamás contado. Ni vivido. 13.052 kilómetros a través de estepas heladas a -30ºC, desiertos donde abundan los bandidos y cordilleras descomunales por las que anduvo el mismísimo Marco Polo. Desde el extremo más oriental de China, el Yixin'Ou cruzará Kazajistán, Rusia, Bielorrusia, Polonia, Alemania, Francia...

Hasta ocho países para alcanzar el mismo corazón de la capital de España. En total, 21 días sobre raíles, batiendo en un 40% el trayecto del mítico Transiberiano (9.289 kilómetros).

Aquí, por las fechas en las que hará su entrada y por los muchos juguetes que trae en sus vagones azules, será recibido como el tren de los Reyes Magos. En total, 30.560 metros cúbicos de mercancías, con un peso superior a las 1.000 toneladas.

Todo es desmesurado en el Yixin'Ou, concebido por los capitostes chinos para inaugurar lo que sería la rama española de la nueva ruta de la seda del siglo XXI. Habrá tantos relevos de maquinistas que dejarán en poca cosa al célebre Pony Express (el sistema de correo del salvaje Oeste en el que jinetes sucesivos se turnaban para hacer posible el milagro de llegar a tiempo).

18 de noviembre. Estación de Yiwu, la ciudad donde converge el "todo a un euro" del sureste de China. 11.00 horas. Una locomotora naranja, engalanada con cintas rojas, arranca con un estirón que pone en movimiento una caravana de 40 vagones azules entre los aplausos de las autoridades locales. Lento y majestuoso, en poco más de cinco minutos, el gusano de medio kilómetro se esfuma rumbo a su destino final: la estación Madrid-Abroñigal. El gran viaje había comenzado.

En los últimos meses, en su afán por hacer renacer de sus cenizas la ruta medieval que tiene en Marco Polo a su viajero más célebre, el líder se ha comprometido a invertir 32.000 millones de euros en infraestructuras ferroviarias. Su objetivo: fortalecer el dominio chino del comercio, lastimado desde el siglo XV, cuando aún funcionaba la Ruta de la Seda original.

A la estela de la locomotora viajan 40 contenedores High Cube, con unas dimensiones de 12 metros de largo por 2,35 de ancho y 2,69 de alto, hasta los topes de productos made in China. Y del total del tren, 30 de esas inmensas cestas de Navidad terminarán en el polígono de Cobo Calleja de Fuenlabrada (Madrid), el mayor centro empresarial chino de Europa. Allí, los comerciantes aguardan la llegada de toneladas de regalos, adornos y, sobre todo, juguetes para la campaña navideña.

Luego, cientos de exportadores se encargan de enviarlos a polígonos occidentales. Una vez que dejó Yiwu atrás, el tren comenzó a devorar 4.645 kilómetros por el inhóspito interior de China: Lanzhou, Xian, Urumqi... Debe de soportar las esperas en las aduanas, las paradas para sustituir las locomotoras cada 800 kilómetros y sobre todo, los tres cambios de ancho de vía que el Yixin'Ou sufrirá en su maratón euroasiático. El primero llegó el fin de semana pasado. Tras cruzar China, el tren llegó al paso de Dostyk-Alashankou en Kazajistán, donde suele realizarse una parada de casi tres días. Allí, gigantescas grúas trasladaron, uno a uno, los 40 contenedores a vagones con el ancho adecuado. Los otros dos cambios se realizarán en la frontera con Polonia y, el próximo sábado, cuando el tren llegue a España a través de Irún.


Con su nuevo ancho de vía, el Yixin'Ou  reanudó su camino con 3.412 kilómetros por los áridos parajes de Kazajistán.  Culminados los 3.412 kilómetros de Kazajistán, el Yixin'Ou cruzó la frontera rusa en Ilezk a finales de semana. En Rusia le aguardaba un trayecto de 1.497 kilómetros por vías avejentadas. Luego, en Bielorrusia, otros 587 kilómetros de trayecto. Todo con unas temperaturas que se desplomaron a -30ºC a su paso por Omsk, al sureste de Siberia, lo que desafió la destreza de los conductores. La seguridad se extrema para evitar robos en estas regiones sin ley.

Hay guardas armados a bordo. Además, los contenedores cuentan con el llamado "sello GSM": un precinto que dispara una alarma si alguien lo manipula indebidamente. Este domingo, estaba previsto que el tren cruzara la frontera de Bielorrusia por el paso de Krasnoye. Veinte horas más tarde se aguardaba su llegada a Polonia (Brest-Malaszewicze), justo después de rebasar los 10.000 kilómetros de viaje.
Aún tendrán que recorrer 3.000 kilómetros (Polonia, Alemania, Francia...)  hasta llegar al corazón de Madrid. El Yixin'Ou español sigue los pasos de un exitoso precedente ferroviario euroasiático. Nada se desaprovecha en estos trayectos. A la vuelta, estos mismos trenes cargan bienes de valor añadido: "Esperamos que se exporten productos alimenticios, que es lo que más interesa allí: jamones, vinos, aceites...", dice Daniel Campos, socio de CoboCalleja.info, la web oficial del polígono.

El tren tiene infinitas ventajas como método de transporte. Es más rápido que el barco, que puede tardar más de un mes en llegar. Y sale más barato que los envíos aéreos. "Además, está la ventaja de que llega a Madrid, que no tiene puerto, y atraviesa varios países europeos donde se pueden enviar mercancías", explica Adrián Díaz, fundador de la empresa Sede en China, dedicada al comercio exterior, con oficina en Yiwu. El empujón definitivo al proyecto Yixin'Ou llegó el 20 de septiembre. Ese día, Mariano Rajoy visitó en Pekín a Xi Jinping, quien le animó a participar activamente en la construcción y la operación del tren para aumentar los niveles de cooperación y comercio bilateral.


"Cuando llegue el tren, organizaremos una ceremonia de bienvenida en Madrid", asegura Fang Xudong sobre una fiesta a la que, se rumorea, acudirá el alcalde de Yiwu. Fecha clave en el proceso fue también el 1 de noviembre. Una delegación de autoridades de Yiwu visitó a los empresarios del polígono madrileño. Uno a uno, les explicaron las bondades del nuevo tren y, a los dubitativos, les convencieron con una oferta de lanzamiento. "Sólo pedían 2.500 dólares por contenedor... Un precio muy competitivo", asegura Daniel Campos.

En total, 30 de los 40 contenedores que salieron de Yiwu (300 kilómetros al sur de Shanghái)  tienen España como destino.  En la ciudad de Yiwu, donde empezó el viaje, entre los que despidieron con aplausos al Yixin'Ou se encontraba uno de los primeros clientes españoles del tren. Se trata de Carlos Santana, responsable para Zhejiang de Mundiver, una empresa de importación y exportación.

Tras cruzar a este lado de los Pirineos, la compañía Transfesa lidiará con el último tramo, entre Irún y Madrid-Abroñigal, con su propia locomotora. De momento, el Yixin'Ou es un tren en pruebas. Aunque, si se cumplen las previsiones, podría crearse una línea regular Yiwu-Madrid en la primavera de 2015. Este sábado, está prevista su llegada a la estación de Irún. Allí, de nuevo, se cambiará la maquinaria. Y, tres días después, la gigantesca caravana que partió de Yiwu llegará a su destino final: Madrid-Abroñigal.
Habrán tenido que completar una aventura asombrosa (13.052 kilómetros sobre raíles) para llegar a su destino.

G. Suarez


Madrid-Abroñigal

20 comentarios:

  1. Ese viaje es una machada de los chinos metiéndose más de 13.000 kms. pero comercialmente no sé si será muy rentable porque al año no creo que puedan hacer muchos viajes de esos.
    Teniendo en cuenta que a la vuelta deben de volver a cambiar de vagones por ancho de rail otras tres veces, me parece bastante laborioso todo el tinglado de ir y venir desde YIWU a Madrid. Entre los 21 día de venir y otros tantos de volver más el tiempo que esté en Madrid, cada viaje resulta de una duración de dos meses entre ida y vuelta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JORGE
      Desde luego es un follón de cambios de vagones hasta en tanto no se unifique el ancho de vía de todo el trayecto. ¿Qué hacen con los vagones vaciados en cada transbordo? ¿Para la vuelta?
      Será muy bonito disponer de un tren que recorre Asia y Europa pero ese cargamento metido en un barco es más cómodo de traer a cualquier puerto y luego distribuirlo en camiones por España.

      Eliminar
  2. Yo no se si esto es rentable la verdad; distancia, cambio railes, locomotoras.. no lo se.
    Suena mas a obra faraonica de estas que gustan a los chinos para demostrar que la tienen mas gorda (algun psicologo podria añadir algo seguramente).

    Pero ya digo que no se, tengo un amigo en el gremio de la distribucion y transporte a gran escala, le consultare.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Estoy contigo : no creo que es nada rentable ni cómodo el medio de traer los chichirimundis de todo a cien.
      Conozco a uno de Eibar que se dedicaba a ir las fábricas de China a comprar esos productos y los metía en un barco que llegaba a Santander. Desde allí lo distribuía a los miles de tiendas de España en camiones.

      Más parece lo que dices : que el XI JIMPING quiere demostrar "que la tiene más gorda".

      Eliminar
  3. También creo que toda la movida no es más que ganas de fardar de los chinos. A menos que varios de esos contenedores estén cargados con inmigrantes que, una vez instalados en el respective país, se dediquen a vender la mercancía transportada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA
      Es lo más probable : que todo sea un alarde del Xi Jimpiang ese para deslumbrar a propios y ultrapirenaicos. Los "propios" son los chinos de China, y los otros son todos los demás salvo africanos.
      Si además de los chichimuches que acostumbran a mandarnos traen indios ilegales para trabajar, habrá que decirselo a Montorín para que les vigile las declaraciones de renta y demás.

      Eliminar
  4. Pues yo de los chinos me lo creo casi todo.
    Anda que no envían cosas desde allí que cuando te las cobran te preguntas cómo es posible que con aquella miseria gane algo (aunque sea una mierda, con perdón) quien la fabrica, quien la transporta y quien la vende (por no hablar de otros pasos intermedios). ¿Que viene en barco y no en tren?, es cierto, pero aún así, mover un barco cuesta una pasta y el viajecito también es largo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON TRECCE
      Estás cavilando sobre un tema que no tiene vuelta : la mano de obra en China cuesta como un café aquí y los productos que nos venden son de alambres y plásticos que los confeccionan con la parsimonía propia de asiáticos.

      Les cuesta el transporte pero ese va a cargo de las tiendas que les compran las toneladas de mercancias que vienen en ese tren o en barco. Teniendo en cuenta que serán miles las tiendas de "chinos" que adquieran la mercancia del tren, se les queda en muy poquito a cada uno.

      Eliminar
  5. Hola, Javier:

    No me seduce la aventura. Pueden los jóvenes intentarlo, para novelar la trayectoria. A mi edad es evidente que al llegar habría consumido un tiempo considerable del que me queda.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON XESÚS
      Tampoco a mí. Nos aburririamos de tanto rail y trajinaje en ese tren. Y además con el frío que pasan al cruzar China y Rusia y casi hasta Irún, mejor nos quedamos a ver pelis de Cantinflas delante de un buen café.

      Eliminar
  6. Si llega a Polonia entero, entonces sin problemas. La Renfe con sus trenes de mercancías no pasa de allí, entrar en Rusia es lo más terrorífico, te pueden hacer desaparecer un tren cargado en menos de lo que canta un gallo.

    Seguro que son más caros los impuestos de paso (como en la edad media) que el transporte en si mismo. Pero bueno, los pagos que hay que hacer a las navieras (piratas reconvertidos) también son escandalosos, con lo que al final igual el negocio les sale a la par.

    Lo de los anchos de vía, si se ponen a ello es sencillo, con manivela como los Talgo. Para eso están las estaciones de maniobra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CSC
      No lo sabía, eso que cuentas de que en zonas de la Urss antigua desaparecen convoyes enteros de trenes y camiones.

      Los gastos de verdad que supone ese viaje son los que indicas : los de las aduanas de cada país o lo que en la Edad Media denominaban "derecho de portazgo" sólo por cruzar un puente sobre un río.

      Lo de la "manivela del Talgo" me ha gustado. Habrá que explicarselo a los chinitos.

      Eliminar
    2. Vea como funciona el sistema, patentado en 1968

      http://www.talgo.com/index.php/es/cambio_a.php

      Yo tenía un tio abuelo que era factor de circulación en Lérida (ahora LLeida) y nos explicaba estas cosas. Allí tenían un sistema semi-manual colocando los vagones elevados y con unas manivelas para hacer reparaciones de los vagones en el depósito y comprobar el funcionamiento.

      Eliminar
    3. DON CSC
      He mirado la página que me indicas y resulta asombroso lo efectivo y sencillo que debe de ser. Buen ingeniero el que lo ideó. Además es automático el cambio de ancho de los ejes y sobre la marcha según va avanzando despacio el tren.

      GRACIAS.

      Eliminar
  7. Vaya, veo que soy al único que le gusta la idea..un tren haciendo chú chú, mola mazo, sobre todo ahora "en estas fechas tan señaladas", ¿a quién no le regalaron los reyes un trenecito con al que atropellar airgam boys o hacerlo descarrilar con una muralla hecha con piezas del tente (y no la puta mierda de los legos)? molan estos chinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      Me satisface saber que vos seguís con la cándida y bondadosa mentalidad de los peques de tres años, lo que resulta un alivio en este entorno de canallas dedicados a la Política o los negocios sucios.
      Podriamos enterarnos si venden billetes para volver en ese tren de Madrid a Yiwu, pero sí te decides a ir haz antes testamento por no perjudicar a la Princesa.

      Eliminar
  8. Hemos pasado de la Ruta de la Seda a la Ruta del Plástico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ULTIMO
      Buenísima reducción explicativa sobre el "invento" de este tren de productos chinos y que lleva desde flores de plástico y bolis a televisores y ordenadores "made in china".

      Eliminar