Juana Felisa Isabel culturizándose

28 junio 2014

Belle Epoque

Epoca de progreso y de mejora, esa de los años anteriores a la Gran Guerra Mundial primera. El desarrollo de las actividades industriales y comerciales junto a las nuevas técnicas de cultivo hacen soñar con bienes de consumo hasta entonces reservados a unos pocos.

La Belle Époque no fue igual de 'bella' para todos porque era una sociedad con una marcada diferencia entre clases, especialmente la aristócrata y las otras.

Aunque cada vez más gente abandonaba su vida en los pueblos para acudir a las fábricas en la ciudad, el sector de la agricultura seguía siendo la base del continente..
Sumergirse en la sociedad de principios del siglo XX es tan fácil como embarcar en el Titanic. Mujeres con elegantes vestidos, largos y ceñidos a la cintura (imprescindible: el corsé, el tocado y la sombrilla); hombres con traje, sombrero y bastón, siempre pendientes de sus negocios. Estamos en un sistema de clases y tres de cada cuatro paseantes domingueros llevan billetes de tercera y segunda . Pero algo había cambiado. La aparición de la burguesía.

En 1910, París contaba con 70 periódicos y se vendía un ejemplar por cada 6 o 7 habitantes. El nacimiento de la conciencia política y la opinión pública llegaron de la mano, y con ellos, el movimiento obrero y la lucha por la igualdad de derechos.

Gimnasio, cancha de squash, piscina, baños turcos, peluquería, biblioteca, cuarto oscuro para los fotógrafos, restaurantes... Fue en 1895 cuando los hermanos Lumiére presentaban el cinematógrafo a la sociedad.
En 1876 llegó el teléfono, tres años después las bombillas y en 1887 apareció el primer motor diésel (un Renault AX Limousine). Podía alcanzar los 56 km/h
La electricidad y los combustibles fósiles (petróleo) habían dado la vuelta al mundo.

Según la socióloga María Jesus Hernández, tecnológica, artística, intelectual y socialmente era una época insuperable. Nadie recordaba ya el hambre, la peste o la guerra. La paz parecía completamente consolidada: y en 1907 se creaba el tribunal de La Haya y la contienda entre países civilizados no era pensable.

Pero la Gran Guerra estalló. Y barrió a la aristocracia, que hasta entonces dirigian a los países y a los ejércitos, y a muchas más rutinas tradicionales.

EXPOSICIÓN UNIVERSAL DE PARIS. 1900

8 comentarios:

  1. No me hubiera gustado vivir en esa época: sin internez, sin penicilina y con esos cuerpos femeninos tan ocultos tras tanto ropaje. Lograr ver a una Elisa así de guapa era una tarea titánica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. AMIGO BWANA
      Para poder ver a Elisa así había que trabajar como pelando cebollas : quitando capa tras capa.
      Y para colmo a poco que se agenciara uno un constipado no había modo de eliminar a los virus, salvo con ron y leche.
      Claro que sus tertulias, al no disponer de Intenez, debian de ser muy jugosas en aquellos cafés con mesas de marmol.

      Eliminar
  2. Era tal la euforia que se vivía en esa época que la gente pensaba que era IMPOSIBLE retroceder... y les vino la 1ª, lo que viene a ser eso de ¡¡zas, en toda la boca!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así mismo, de esa bonita manera ( cañoneándose todos contra todos) sucedió. Como comentas, se creían la refostia en verso con su bienestar y sus inventos, y además los gabachos exportaban CHANSONIERS por toda Europa, y nunca se les ocurrió a las gentes pensar que dependian de las jilipolladas de 32 duques y condes que se picaban a la mínima, hablando unos en ruso, otros en inglés, otros en alemán y los otros en francois.

      Eliminar
  3. La diferencia de clases, más o menos como ahora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. AMIGO MAMUNA
      Ni de lejos. En aquella época para entrar en una Academia Militar y llegar a alferez o teniente era imprescindible ser marqués, con o duque. Lo mismo para acceder a un puesto público o para ser propietario de cualquier negocio, incluídas minas y tierras de labranza.

      En el frente de guerra los obreros y gente del común eran carne de cañón mientras los oficiales (todos aristócratas) no arriesgaban nada. No había médico, abogado o notario que careciera de algún título nobiliario..Porque ellos eran los exclusivos admitidos en las Universidades.

      Eliminar
  4. Aquella prosperidad de los primeros años del s.XX acabó transformándose en uno de los períodos más convulsos de la Historia. Veremos en qué acaba este siglo nuevo, donde todos somos tan espléndidos y miramos al pasado con sorna y desprecio.
    Será una suerte que lo acabemos de una pieza.

    Un saludo. (otro para Elisa, por supuesto)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. AMIGO HEREP
      Aunque no lo parezca con aquella primera Guerra Mundial se transformó la sociedad de los cuatro gigantes : Rusia, Gran Bretaña, Alemania y Austria, y Francia en una completamente diferente y más parecida a la actual.

      Todos los puestos tanto militares como civiles de medio grado para arriba estaban reservados para las clases nobiliarias. Y con la Guerra aquello desapareció.

      Eliminar