VERANO

12 septiembre 2013

Ropón Torres

Hablamos de alguien que durante años se ha enfrentado, con la toga puesta, a criminales de todas las clases. Se trata del juez Santiago Torres. Hemos sabido que colgaba la toga, que dejaba la judicatura.
Uno de los policías que más ha trabajado con el últimamente decía: “no ha habido un juez que se haya enfrentado nunca tan a pecho descubierto con gente tan mala y tan poderosa”. Se refería a los personajes implicados en las operaciones Azalea-Colpaso-Edén, que fueron un golpe brutal contra el crimen organizado y las mafias de ciudades como Madrid que instruyó el juez Torres.

Otro de los policías que trabajó con él es aún más pesimista: “la retirada del juez Torres es un triunfo del crimen organizado”.

Y lo cierto es que, mientras vistió la toga, el juez Torres llevó muchos casos de crimen organizado: operación Yugoslavia, operación Calimocho… Y otros bastante delicados, como el del uso de información privilegiada de César Alierta.

Santiago Torres tiene ahora 51 años.

En Marbella fue donde se dio a conocer mediáticamente y fue Torres quien en el año 1998 ordenó registrar el ayuntamiento de Marbella y las oficinas del Atlético de Madrid.
Marbella, como se demostró luego, estaba siendo saqueada desde el gobierno municipal y el juez Torres quiso imponer el imperio de la ley, hasta el punto de enviar a prisión a Jesús Gil en 1999.  En los últimos tiempos, se enfrentó a enemigos mucho más poderosos. Tras dejar Marbella, Torres estuvo al frente del juzgado de instrucción número 32 de Madrid.

Desde allí puso en marcha hace unos años la operación Guateque. 

Descubrió que muchos empresarios de la restauración, el ocio y la hostelería de Madrid eran obligados a pagar mordidas, sobornos a funcionarios del ayuntamiento para agilizar u obtener licencias para sus locales, permitirles hacer obras, tener terrazas… El caso fue creciendo y se convirtió en un sumario monstruoso… Más de cien imputados, casi 150.000 folios de sumario, un juez de apoyo que llegó tarde… El juzgado de Torres se convirtió en uno de los más colapsados de España e incluso el Consejo General del Poder Judicial le puso una multa de dos mil euros por retrasos en la instrucción.

La sanción la había pedido, por cierto, uno de los implicados en la operación, el ex funcionario municipal Joaquín Fernández de Castro. Y, curiosamente, este funcionario, al que su hijo trató de meter un teléfono móvil en prisión, es hermano de Emilio Fernández de Castro, un juez del Tribunal Superior de Justicia de Madrid al que la Guardia Civil consideró autor intelectual de la querella contra su colega, algo que está prohibido a cualquier juez.

LOPEZ TARDÓN
Vemos que el ex juez Torres ya empezaba a pisar ciertos callos. Pero luego llegó esa macro-operación Edén-Azaleas- Colapso. Se trata de la mayor operación hecha nunca contra el crimen organizado: el juez quiso demostrar que detrás de muchos de los locales nocturnos más pijos y más cool de Madrid se movían grupos criminales. Él y policías de distintas unidades llegaron hasta el mayor distribuidor de droga de España, el que fuera jefe de Los Miami, Alvaro López Tardón, a partir de la venta al menudeo que se hacía en las discotecas. Todo el recorrido de la droga quedó al descubierto.

Un trabajo, que estaría plagado de dificultades porque entre los implicados y sus amigos había personajes con conexiones institucionales: ayuntamiento. Quien controla la noche, controla drogas, coches de lujo, relojes, mujeres y hombres guapos y disponibles... Y en esas tentaciones caen algunos narcos, pero también algún empleado municipal, algún funcionario de prisiones, algún concejal, algún futbolista, algún fiscal... El caso es que, según nos han contado los policías que trabajaron con él, nada le echaba para atrás…

Un policía nos decía que se ha encontrado muchas veces con jueces que son auténticas máquinas de inhibirse, de lavarse las manos, y que el juez Torres era todo lo contrario: se ponía a la cabeza del procedimiento y buscaba incorporar a su causa todas las derivaciones. Para ello, mantenía reuniones con los jefes de la investigación cada semana y a cualquier hora de la mañana, la tarde o la noche.

En medio de esa macro-operación le dio una angina de pecho. Era un jueves. Pues el lunes estaba en su despacho ante el estupor de  policías responsables de la operación.  A parte de la simpatía de los policías, se había ganado también antipatías y enemigos.  Y, naturalmente, y esto es mucho más serio, se ha ganado la enemistad de muchos y muy poderosos delincuentes.  Y ya no es más que un ciudadano enfermo.

Luis Rendueles y Manu Marlasca  (Investigadores)


8 comentarios:

  1. Parece que hacia bien su trabajo no con el chapucero de Garzon, cuyas causas mal instruidas hacian que no pocos delincuentes se fueran de rositas

    Una pena, pero esa carga y tension en el trabajo tienen que pasar factura, maxime en un sistema que todos sabemos está corrupto desde la raiz.

    Otro quijote que se nos va.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Pues, si, otro ropón HONRADO que cae, de los pocos que había y hay.
      Ese mundo de la judicatura es como una perrera de cocodrilos en donde los más ineptos se las arreglan para sacar a dentelladas a los que no están en la pomada del unte.
      Es lo que hay : en la carrera judicial, y más si es en Patastitán, hay que mojarse en favor del PARTIDO ( el que mande en cada ocasión) y brujulear en los asuntos que le caen a cada uno según quienes son los "IMPUTABLES PENALES".

      Eliminar
  2. Solo decir que es una pena que hombres así tengan que dejar la judicatura, por que son de los que dignifican la Justicia.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JAIME
      Cierto y son muy poquitos los que hay, los que dignifican la Justicia. Y para colmo los putean hasta que se van (Gomez de Liaño) o los echan.

      Eliminar
  3. Por la posición de sus orejas, se nota que el perro está triste,
    porque lo dejaron solo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA LUCRECIA
      Y porque se ha tenido que quedar al cuidado de los vaqueros y las braguitas de Prima Ofelia, mientras coge algunas olas.

      Eliminar
  4. Algunos se dedican a hacer su trabajo y aplicar la ley y otros sólo buscan el aplauso facilón y los focos y bambalinas que son por descontado los que llaman la atención de la masa

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA MARIBELUCA
      En efecto hay esos dos grupos de ropones que citas y además un tercero que es el más dañino : el que no quiere sabe nada de asuntos complicados en lo mínimo para dedicarse a lo facilón : decretar el encierro de maridos acusados falsamente de "malos tratos".

      Eliminar