VERANO

29 noviembre 2012

Alaska y Vancouver

El primer europeo que tocó la isla de Vancouver se llamaba Juan Pérez, que partió en enero de 1774 desde el puerto mexicano de San Blas, setenta kilómetros al norte de Puerto Vallarta, a bordo de la Santiago, una fragata de 225 toneladas en la que viajaban 84 tripulantes y 24 pasajeros.

Es curioso que en un tiempo como aquél, en el que la ma­yoría de los europeos y, entre ellos, los españoles, consideraban a los nativos de otros continentes poco menos que subespecies humanas, el virrey español de Nueva España, don Antonio Ma­lla Bucareli y Ursúa, entregara a Pérez un pliego de órdenes en­Ire las que se incluían las siguientes:

No se tomará nada que pertenezca a los indios contra su voluntad. 

Pérez cumplió con escrúpulo las instrucciones de Bucareli y nunca, en todas las expediciones españolas que siguieron a la costa occidental canadiense y Alaska, hubo enfrentamientos ar­mados ni sangre derramada entre los extranjeros y los indígenas, cosa que no sucedió, por cierto, con marinos tan afamados como James Cook.

En el primer viaje, Pérez atracó en lo que hoy se conoce como Nootka Sound, y que él bautizó como Surgidero de San Lorenzo. También llegó hasta el extremo norte de las Queen Charlotte Islands, en las cercanías de Alaska.

Siguieron nuevas expediciones españolas que entraron ya en Alaska, en las cercanías de la actual Sitka. Al sur de la ciudad Craig, una hahía fue nominada por los españoles con el nom­bre de Bucary (¿se llamaría así la novia de alguno de ellos?).

Hasta el año 1794, en el que el gobierno de Ma­drid renunció a seguir enviando expediciones al Pacífico No­roeste, hubo siete grandes viajes españoles a los por entonces le­janos y desconocidos mares y territorios.

Los marinos hispanos llegaron a alcanzar el actual Prince Charles Sound, la isla Ko­diak y el sur de la península de Kenai, en Alaska. Y establecieron excelen­tes relaciones con nativos de la región, como los indios haidas y los inuit o esquimales alutiiq, de los que recabaron abundante información para llevarla a Madrid.


En 1778 llegó a la zona el inglés James Cook, en el último de sus tres legendarios viajes.

Rebautizó San Lorenzo como Nootka y tuvo enfrentamientos armados con los indios. Él abrió la ruta a los navegantes ingleses, que comenzaron a rivalizar con los espa­ñoles. Cook murió a manos de nativos polinesios en Hawai, cuando regresaba a Inglaterra en el año 1788 ( por cabroncete e inglés).

Pero en 1792 ya había veinte barcos europeos, la mayoría ingleses y norteameri­canos, comerciando con pieles en Nootka.

Los franceses, que también habían intentado asentar su pre­sencia en los nuevos territorios, corrieron peor suerte que espa­ñoles y británicos. Jean-Francois Galaup de la Pérouse alcanzó con su barco Boussole las costas del noroeste en julio de 1786. Perdió un buen número de hombres a causa de los temporales y los enfrentamientos con los indígenas.

Cuando regresaba a Euro­pa con los supervivientes de su expedición, un tifón se tragó a su barco con la tripulación entera, él incluido, en el sudoeste del Pacífico.

En 1790, la disputa entre Londres y Madrid sobre los terri­torios del noroeste americano había encontrado un punto de di­fícil retorno, e incluso llegó a producirse una amenaza de decla­ración de guerra por parte de Inglaterra.





En 1795, Madrid ordenó a todos los españoles evacuar Nootka: "sus problemas políticos en las posesiones de América del Sur y en Europa no le permitían esfuerzos en otros lugares de la Tierra".

Como siempre, los gobiernos de España bajándose los pantalones al estilo Rajoy desde ya esa época.


Durante las décadas que siguieron, los establecimientos in­gleses fueron extendiéndose por toda la isla y por el cercano continente. Nacía así la Columbia Británica que, por qué no, bien podría haber sido, en otras circunstancias políticas, la Co­lumbia Española.

Por cierto, Vancouver es la única ciudad del Mundo que tiene un monumento "Al borracho", en atención a la afición al alcohol de sus habitantes.


Tellabeltz

NOTA BLOGUERA
El bloguero Don José Antonio del Pozo ha publicado su libro "LA HISTORIA DE UN BOBO CON ÍNFULAS", y animo a los lectores y colegas  blogueros a adquirirlo y leerlo en atención a tan magnífico compañero.



Precio del libro:15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. 




Interesados en adquirirlo escribid  a josemp1961@yahoo.es "








22 comentarios:

  1. ¡Vaya! yo que pensaba verle las t+t*s a Alaska y los Pegamoides y me encuentro con esto, jajaja.

    Me ha gustado mucho, como todas las entradas que haces de este tipo. Así se desasna uno un poquito, leyendo blogs de calidad con entradas como esta que ademas tienen su pizca de humor y critica.

    Que cabronacos los inglesitos, a Cook se lo comieron con boniatos por bueno, pero seguro que al final se lo echaron a los chuchos por correoso e insípido.

    Saluditos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ROBERT
      Las tetas de la "Alaska" tienen que colgar más que la ikurriña en los balcones de Bildu.
      GRACIAS por tu benevolencia bloguera.

      El cabronazo de Cook se apoderó de casi todos los descubrimeintos españoles pues hasta incluso Australia había sido visitada por españoles mucho antes.
      Y sí, los maories de New Zelanda acostumbran a comer todo con BONIATOS. Por lo que los de Hawai y sus polinesios no se andarían muy lejos en temas de cocina.

      Eliminar
  2. Los gobiernos de España, como bien dice, bajándose los pantalones en cuanto se presenta la ocasión. Si encima el contrario es inglés, se hace con mayor gusto y rapidez. Las hazañas de los Pérez de turno se las traen al pairo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA
      Cual será la maldición que cayó sobre los españoles que siempre dimos grandes marinos, exelentes militares, brillantes intelectuales que envidia el Mundo, y los peores gobiernos de Occidente desde que murió Felipe III.

      Creo que en eso batimos records superiores a todos los que haya ganado el tenista Nadal.

      Eliminar
  3. Y el mangante y mamonazo de cook tiene peliculas y sus gestas escritas por doquier, mientras nuestro Juan Perez está restringido a 3 libros de historia donde supongo le dedicaran 3 parrafillos cada uno.

    España siempre desafiante ante las leyes físicas, en especial esa que limita el numero de tontos por metro cúbito. En España SIEMPRE cabe un tonto más, es increible.

    Aparte del libro que nos comenta Don Javier, esta semana he visto la presentación (en una tv) de un libro de historia donde parece se desentrañan ciertas patrañas anti españolas.. no me pregunten por título o autor.. no me acuerdo ahora mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro. Para eso era british y ellos las derrotas sonoras y definitivas (como Cartagena de Indias ante Blas de Lezo) las transforman en grandes victorias. Asímismo, en el monumento que levantó Napo en Paris, y que allí sigue, están inscritas en marmol sus victoriosas grandes batallas entre las que figura BAILÉN (en donde le dimos hasta en el escroto).

      Mi convicción es que la causa de todo esto es que desde hace tres siglos para aquí los gobernantes españoles eran y son enfermos mentales a los que el país les era y es ajeno. Y que la leyenda negra en parte está creada por algunos rebotados españoles de diversos siglos, ayudados por los siempre astutos rubios de Albión.
      Basta con ver o leer libros sobre el exterminio de indígenas, causado por los colonos independizados ( tanto en América del Norte como en todo el Sur) especialmente en Argentina y gritan siempre que los de Colón los asesinaron. No señor, lo hicieron vuestros actuales abuelitos americanos acaudillados por los Bolivares y pandilla.

      Eliminar
  4. Nada de "Columbia Británica o Española", toda esa zona debiera de estar denominada como Canadá Español de la misma forma que hay un Canadá Francés y sin que éstos tengan el más mínimo mérito para llamarlo así a Quebec salvo que se asentaron allí pacificamente a trabajar, y como lo hacen ahora aquí los marroquiés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ARREGUI
      Tienes razón : aquello debiera de denominarse CANADÁ ESPAÑOL. Pero qué le vamos a hacer.

      Eliminar
  5. No importa, en 30 años reconquistaremos toda Norteamérica (EEUU y Canadá), al menos "idiomáticamente", el apañol se impondrá en el imperio yanqui, mientras, la aparición de nuevo estados poderosos* surgidos en el corazón de Europa lucharán por exterminar ese pordiosero idioma.

    *evidentemente me refiero a quienes liderarán la recuperación económica mundial y guiarán a Uropa a cotas de poder e influencia nunca vistas; euscalerria y catalonia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      Hasta China se está armando a marchas rápidas para impedir la invasión y el poderio de esas dos emergentes potencias mundiales : PATATAL y BUTIFARRONIA.

      Y lo que apuntas es realmente probable : que Norteamerica tenga más fabla hispana que inglesa en unas décadas.
      Ya ahora el español (idioma, no el maketo ese de la meseta)es el SEGUNDO IDIOMA MÁS HABLADO DEL MUNDO, tras el Chino. Luego viene el árabe, y en quinto lugar está el inglés.

      Eliminar
  6. de la Columbia española a la Columbia hispánica, magnífico ex-cursus, don Tella. (y muchas gracias, de las de verdad, por su detallazo de dar noticia de mi novela)
    saludos blogueros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JOSE ANTONIO
      Muchas gracias por la calificación.
      Lo de tu novela era de "obligado cumplimiento", y más cuando casi ningún bloguero nos atrevemos jamás a lanzarnos a esa aventura de escribir un libro. Dificil tarea, Vive Díos.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. De poco sirvieron las marrullerías sinverguenzas de COOk porque terminó siendo territorio canadiense independiente, fronterizo con el poderoso Estados Unidos que tienen frontera con esa Columbia canadiense a través de los estados de Washington, Idaho y Montana.

    Hubo años que fue territorio perteneciente al Virreinato de Nueva España, o sea México, y ocupaba una superficie de 923.768 km², que para efectos comparativos es similar a la de Venezuela, es decir el equivalente de Francia, Alemania y Holanda juntos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON VILLAR
      Gracias por la información, resulta muy valiosa para ubicarnos en el mapa de esa zona.

      Eliminar
  8. No hay lugar del orbe donde no hayamos puesto la pata, pero el mérito siempre se lo lleva otro, nos vendemos fatal...

    Que tengas buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA MARIBELUCA
      Sí, es cierto lo que afirmas y da más pena ún saber que unos ineptos gobiernos se dejaron arrebatar lo adquirido con esfuerzo propio.

      Eliminar
  9. Por cierto, se me olvidó poner que mi cuñado Fernando Paz relata muchos episodios de este tipo bastante desconocidos en su último libro titulado "Antes que Nadie" editado por Libros Libres para quien le pueda interesar, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA MARIBELUCA
      Voy a tomar nota y trataré de encontrar el libro "Antes uqe Nadie" de tu cuñado Fernando Paz. Más que nada porque es el tipo de lectura que me encanta.

      Buen fin de semana también para tí.

      Eliminar
  10. De nuevo, una estupenda lección de historia,
    SALUDOS.

    ResponderEliminar
  11. Yo creo que lo que, en el fondo no nos gustó, fue el clima, por eso salimos cagando leches, pues a la hora de pulirles el lomo a los ingleses éramos únicos y si eran gabachos tampoco había mayor problema. Tampoco deja de ser curioso que después de acusarnos por parte de todas partes de genocidas en hispanoamérica (ya sabemos que los progres se les hace el culo gaseosa con eso) fuéramos los que más leyes expediámos para su salvaguarda.

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON PEDRO
      En el fondo, como comentas, ni frío ni calor, la inutilidad de los políticos de los gobiernos de España, tradición inevitable siempre.

      Cuando USA atacó Cuba y Puerto Rico en 1898 aún la Armada de Guerra española era cincuenta veces mejor que la yankee pero en Madrid les aburría ocuparse del tema de defender aquellos territorios. Cuba y Puerto Rico eran más españoles de habitantes que la propia Málaga, pero los abandonaron de mala forma.

      Eliminar