28 junio 2009

Los BURÓCRATAS consiguen lo que quería MARX


Nuestra sociedad no sólo no es liberal sino que se está alejando a marchas forzadas de aquella vieja manera de hacer las cosas. Nuestra sociedad ni es liberal ni se acuerda de lo que fue el liberalismo. Por eso calla y soporta.

Hace siglo y medio, si uno poseía un terreno podía hacer con él lo que se le antojara. Era el propietario y punto. Esto tenía mucho sentido porque respetar la propiedad privada garantizaba varios beneficios al conjunto de la sociedad, a saber:

Primero, al haber un responsable último del terreno, no había dudas acerca de sobre quién recaían las obligaciones y derechos de esa parcela de tierra. La claridad y transparencia legal son indispensables para el correcto funcionamiento de cualquier sociedad. Con ese sistema, cada cual sabía a qué atenerse.

Segundo, también estaba muy claro sobre quién recaían las pérdidas y beneficios de cada terreno. Esto servía de poderoso incentivo para mantener lo propio dentro de unos límites de cuidado. Las fuerzas del mercado recompensaban a los cuidadosos y castigaban a los descuidados.

Pero las cosas han cambiado hacia la dirección marxista.

Ciertamente, no se han expropiado todas las tierras. Es más, la mayoría están en manos privadas. Luego, parecería razonable pensar que en este primer punto, estamos lejos del objetivo marxista.

Pero esa propiedad privada del suelo tiene muchas cortapisas. Para empezar, la mayoría del territorio nacional está calificado como no urbanizable, esto es, a los propietarios de la mayor parte del territorio no se les reconoce el derecho de construir en sus propias tierras. Esto tiene varios inconvenientes, a saber:

A.- Puesto que cualquier terreno puede ser recalificado en cada momento, no existe esa estable claridad a la que me refería antes. Uno puede comprar un terreno y sin que cambien las condiciones físicas ni económicas del mismo, la decisión del burócrata de turno puede mandar al carajo los planes del comprador empobreciéndole. Claro está, podrá suceder también lo contrario; que alguien compre a precio de saldo un suelo no urbanizable que, de repente, es recalificado como urbanizable.

B.- Puesto que quienes toman las decisiones sobre estas recalificaciones no gozan de elevadísimos sueldos pero sus decisiones pueden afectar muy decisivamente a negocios de rentas altísimas, la tentación de la corrupción es enorme. Es más, inevitable.


Photobucket

Abolición de los derechos de herencia.

Creo que aquí, como en el punto anterior, los burócratas han superado el plan de los marxistas. En lugar de abolir los derechos de herencia, los mantienen para poder gravarlos duramente con los impuestos de sucesiones. Es lo mismo que hacen con el tabaco, el alcohol o la gasolina. En lugar de prohibir estas cosas que dicen ser tan desagradables, las gravan para sacarles todo el jugo económico. Pero esto tiene consecuencias.

Poco les importa a los más pobres este impuesto, por motivos obvios. Tampoco quita el sueño a los más ricos, que siempre tienen a su alcance algún recurso para eludir el impuesto.

Esto afecta a las clases medias, a los que han acumulado un patrimonio trabajando toda su vida y después no lo pueden dejar a sus hijos. Y, otra vez, la perversa progresividad que desincentiva la acumulación de riqueza. ¿Hubiera sido mejor que esa persona no hubiese ahorrado y que se lo hubiese pulido todo en vida? ¿No? Pues eso es a lo que incentiva nuestro sistema progresivo.

¿Quién pide hoy la eliminación de las restricciones al derecho de herencia? ¿Nadie?


Photobucket

Centralización en manos del Estado de todos los medios de transporte.


De momento, han privatizado Iberia. Y la mayoría de los vehículos sobre nuestro asfalto son privados. Pero... ese asfalto está totalmente en manos del Estado, aunque sea en forma de concesiones administrativas a empresas monopolistas privadas.

Los ferrocarriles y los metros sí que son públicos al 100%. Lo mismo que los puertos y aeropuertos. Incluso los slots, los pasillos aéreos por los que circulan los aviones, están controlados por los burócratas.

Podríamos hablar también del transporte del agua (Plan Hidrológico Nacional), que ha de pasar por manos de las administraciones públicas.

Y eso que cuando se escribió el Manifiesto, los medios de comunicación estaban en pañales. Y en ese campo, también, lo tenemos todo muy negro, o muy rojo.

TVE es pública. La 2 también. Telemadrid también. TV3 y C33 también. Y ETB 1 y 2 también. Y TVG, y Canal Sur y Canal 9 y Punt Dos... Y, obviamente, todo el espacio electromagnético es de titularidad pública. Y si alguien quiere abrir algún medio nuevo necesitará la licencia de turno.

¿Quién pide hoy la privatización de Renfe? ¿Y del metro? ¿Y de los puertos y aeropuertos? ¿Y de la red nacional de carreteras? ¿Las teles? ¿El espectro electromagnético? ¿Nadie?

Obligación de trabajar para todos.


Aquí ha habido algunos cambios interesantes: de la obligación de trabajar para todos se ha pasado al derecho de algunos a trabajar poco o directamente a un salario sin empleo.
Obviamente, para que algunos reciban algún salario sin trabajar, otros tendrán que trabajar para ellos. Esto en otro tiempo se llamaba esclavitud y era atacado vehementemente por los que querían la igualdad de todas las personas. Pero ahora se quiere igualar a todos haciendo que unos trabajen para otros.

Tanto es así que ha habido quien se ha dedicado a calcular cuántos días laborales dedica el ciudadano medio de cada país a pagar impuestos. En Estados Unidos, por ejemplo, si uno dedicara su salario íntegramente a pagar impuestos desde el primero de enero hasta que hubiese cumplido con todas sus obligaciones fiscales de ese año, no dejaría de pagar hasta el 19 de abril. Esto es, hasta mediados de abril no podría destinar ni un centavo de su sueldo a compra pan o pagar facturas, todo para el Estado...

Aquí ni te cuento. En Agosto todavía estamos pagando el sueldo al Estado. Y nos quedamos con el sueldo de cuatro o cinco meses para nuestras cosas personales.

Eso sí, no se puede permitir que los que trabajan negocien sus propias condiciones laborales. Hay que regularlos y tenerlos bien controlados. Es con ese fin que, cada dos por tres, sindicatos y patronal deciden las condiciones de trabajo de la mayoría en los convenios colectivos, ¡no vaya a ser que cada persona negocie su contrato como si fuese un adulto! Unos sindicatos, por cierto, que dependen financieramente del Estado.

¿Quién pide hoy la independencia financiera de los sindicatos, o sea, que apechuguen sus afiliados con los gastos? ¿Quién se atreve a pedir la desregulación del mercado laboral? ¿Quién pide que se acaben los "costes laborales no saláriales"? ¿Nadie?

Educación pública y gratuita de todos los niños; abolición del trabajo de éstos en las fábricas tal como se practica hoy; régimen de educación combinado con la producción material, etc., etc.

Photobucket

EDUCACIÓN PÚBLICA


Educación pública y gratuita en realidad ha significado educación obligatoria a cargo de todos los contribuyentes para asegurar que ni los enunciados de los exámenes universitarios queden exentos de errores ortográficos. ¡Esto es progresismo!

Tanto en nuestras escuelas públicas como privadas, son los burócratas los que deciden cuantas horas de cada asignatura hay que dar. Y, casualidades de la vida, estos burócratas barriendo siempre para casa, promueven temarios de adoración a las administraciones públicas y de desconfianza hacia la libertad y la responsabilidad individual.

En el mundo anglosajón está aumentando el número de padres que sacan a sus hijos del sistema educativo para educarles en casa, lo llaman homeschooling. Suelen agruparse varios vecinos y así se aseguran tutores que dominan materias diversas. Los resultados no sólo están dejando en ridículo a las escuelas públicas sino a las privadas. Está surgiendo una nueva generación más culta y más crítica hacia los políticos. Pero aquí somos más sociales y no creemos en la sociedad civil.

¿Quién pide hoy en España la reducción de las escuelas públicas, la aceptación del homeschooling o el cese de la intervención política en los temarios? ¿Nadie?

Que cada quién analice la verdad o media-verdad o mentira de estas reflexiones.

Tellagorri


Photobucket

11 comentarios:

  1. Tellagorri, IMPRESIONANTE, lo bueno que tiene leer este post a primera hora de la mañana es que tengo todo el día para pensar dónde emigrar y tiempo para hacer las maletas.

    Me quedo con la frase que resume la sociedad que estamos creando:

    "de la obligación de trabajar para todos se ha pasado al derecho de algunos a trabajar poco o directamente a un salario sin empleo"

    Pero dentro de todo el negro panorama que tenemos (y que nos vendrá) hay una cuestión que me preocupa especialmente, el tema de la educación. Mi hija empieza en septiembre el colegio con 3 añitos y miedo me da, el nivel es bajísimo y preocupante y sé, casi con toda seguridad, que tendré que hacer un esfuerzo para intentar llenar las lagunas con las que salga de allí.

    En definitiva, magnífico post, aunque ya voy a estar mosqueado todo el día

    ResponderEliminar
  2. ISRA
    Ya siento que mi post te deje mosqueado, pero es que eso que planteas sobre tu niñita de tres años nos pasa a todos. (En mi caso con mis nietos de 3 y 2 años).
    Supongo que los padres os tendreís que esforzar muchísimo, dejando otras cosas, para complementar la educación de los niños.
    Aún no emigres ya que sólo queda Luxemburgo como sitio emigrable, además de Arkansas, y son lugares muy aburridos.

    ResponderEliminar
  3. Una cruda reflexión sobre nuestra realidad, por mucho que algunos "perroflautas" que viven en mundos paradisiacos de alcohol y sustancias alucinógenas se empeñen en negar.

    Quisiera puntualizar al respecto de la propiedad privada, que las recalificaciones no las hace exactamente un burócrata. El planeamiento lo redacta un arquitecto (ahora con los cambios en la titulación lo harán urbanistas y geógrafos) que generalmente tiene poca idea de las condiciones reales del pueblo y se deja aconsejar por los análisis propios de los municipios, ya que encargar uno en condiciones es tremendamente caro y no asegura su cumplimiento (y si no que se lo digan a los Sevillanos con la biblioteca de Zaha Hadid, donde el Ayuntamiento contradice el propio PGOU que aprobó). Pero también hay ocasiones donde es el arquitecto quien impone un modelo de crecimiento más racional.

    Y al respecto de la educación en casa, hace poco escuché algunos casos en España, creo recordar que en Bilbao... Es una alternativa que se empieza a plantear en España.

    Lo que yo si tengo claro es que esta crisis, si no acaba con el elefantiástico modelo burocrático español de funcionarios y enchufados, nos va a llevar a la ruina total y a mirar por encima del hombro a Albania y Zimbabue como tradicionalmente hemos echo con Portugal, Grecia e Italia (que por cierto lleva en el G8 y G21 dese su creación)

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. A lo largo de mi vida he vivido algunos periodos de libertad. Los trece meses de mili, por ejemplo, donde pude comprobar que pueden existir instituciones donde si tú pasas de los que mandan ellos pasan totalmente de ti y es que ni te dirigen la palabra. Con respetar unos horarios y cuatro normas básicas era increible la cantidad de tiempo que tenías para hacer lo que te saliese de las narices.

    Mi breve experiencia con la dictadura franquista también se resume en momentos de honda experiencia libertaria. A diferencia de don Javier, a mi jamás se me pasó por la cabeza leer a Voltaire ni a ningún autor prohibido -que si estaban prohibidos, seguro que era por algo (Es probable que aquellas prohibiciones incitaran a algunos tipos raros a lecturas que de otra forma nunca se hubieran producido)-

    En mi casa rara vez hubo libros durante el franquismo, pero sí recuerdo que vendimos los bueyes y compramos un tractor -si hay algo que sea progresar eso es progresar-. El caso es que podías circular con aquel tractor y sus aperos violando no menos de una veintena de leuyes de tráfico. Jamás hubo el menor problema. A mi me da que la autoridad competente tenía bastante manga ancha y el personal iba y venía, compraba y vendía y hacía más o menos lo que le salía, con muchísimas menos trabas burocráticas de las que hay hoy y con una sensación de libertad infinítamente mayor de la que se puede tener hoy en la axfisiante sociedad que padecemos, donde ni siquira hay sitio para aparcar gratis y a la sombra.

    ResponderEliminar
  5. Me acabo de dar cuenta de que axfisiante es asfixiante.

    ResponderEliminar
  6. A mí los países anglosajones cada vez me "ponen" más...esta pasoteria latina me pone de los nervios.

    Ayer mismo, gracias a la ley de costas, me enteré de que ya no se podrá aparcar en una loma de mierda, que sólo puedes entrar en todoterreno, al lado de una playa a la que van 4 gatos.

    Ahora tocará aparcar en Cuenca y, pasando por Jaén, llegar a la orilla. En EEUU hay playas que, por un precio irrisorio, puedes entrar con el coche por la arena pisando el agua.

    Las comparaciones son odiosas.

    ResponderEliminar
  7. PFUNES, CHIPPEWA, PON

    Gracias por vuestros comentarios que además son muy ilustrativos de la visión de cada uno sobre la vida, y que al final casi siempre terminamos coincidiendo aún con matices.

    PFUNES quisiera decirte que, a mi entender, en la palabra BUROCRACIA se engloba a todo aquel que actúa a las órdenes de una Administración Pública, sea funcionario o abogado, médico, arquitecto, etc., y cargos políticos desde concejales a Ministros.

    CHIPPEWA el leer a Voltaire, Camus, o los filósofos existencialistas no era una RAREZA, porque en este país la LUCHA auténtica desde el siglo XVIII es la de los oscurantistas (curas, calistones, integristas, etc.) contra las libertades y derechos del ser humano pregonados por los ILUSTRADOS, cuyos más preclaros miembros eran Voltaire (Jean Marie Arouet), Diderot, D`Alembert, etc. autores de la Gran Enciclopedia y de la DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS DEL HOMBRE, que luego (dos siglos después en España y casi simultaneamente a la época post revolucionaria francesa en EE.UU y Europa) recoge nuestra actual Constitución.

    La vida en pueblos durante el franquismo claro que era tranquila en los años 60 a 70 porque, además de que la Guardia Civil conocía a cada vecino, el gentío rural no se metía en dibujos y el Régimen sólo perseguía a quienes pudieran expandir ideas LIBERALES ( ya sabes, eso de Partidos Políticos, Independencia de Poderes, Libertad de Prensa, etc. etc.).
    Toda España leía prensa del Movimiento (la única que había) y oía emisoras de radio del Movimiento, y la TV única de canal único y del Régimen.
    Para saber de verdad qué es lo que sucedía en España (por ejemplo catástrofes o accidentes brutales) había que conectar con RADIO PARIS y RADIO BBC de Londres, a partir de la 12 de la noche, emisión en castellano.

    PON
    Gracias por visitar el lugar y dejar un comentario. Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  8. hola! cómo estás? espero que bien! Navegando por la web me encontré con tu blog y ya que estoy por acá aprovecho para recomendarte una página nueva que encontré y que me pareció muy buena. Es una red social de gente que le gusta el deporte y el ejercicio. Tiene muchas funciones útiles, podés llevar un registro de tus actividades y rutinas, de tu alimentación y dietas, llevando un control saludable de tus comidas. También podés llevar un registro de tus medidas y calcular tu peso ideal de acuerdo a tu edad, tu sexo, tu altura y tu peso.

    ojalá te sea útil.

    que tengas una buena semana :)


    Te dejo el link: http://www.masejercicio.com/

    ResponderEliminar
  9. Qué gusto da leer a alguien con las ideas tan claras y que sabe expresarlas tan nítidamente.

    Cuántos fervientes antiliberalistas no saben ni lo que están criticando. Así que cuanto más facilito se lo pongamos mejor.

    Muy buen blog, y con más mérito haciéndolo desde donde lo haces y contra quienes.

    Un saludo de otro liberal.
    Y Tellagorri, Galchagorri...(¿cómo seguía la canción?)

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias por el comentario, JOSEAN, y bienvenido otro LIBERAL al club de los marginados por las izquierdas y derechas ultras.

    ResponderEliminar