04 mayo 2009

MEMORIA GUERRA CIVILISTA VASCA auténtica



La mayor matanza cometida en Vizcaya en el siglo XX no fue el bombardeo de Guernica, sino el asalto a las cárceles de Bilbao, controladas por el Gobierno vasco.

Una horda de milicianos socialistas y comunistas asesinó a unas 230 personas.

Los ertzainas y los gudaris tardaron más de tres horas en intervenir, ¿por miedo o para no interrumpir la carnicería de vascos españolistas?

El 4 de enero de 1937 había guerra en España, pero fue un día tranquilo, salvo en Bilbao. Por la mañana, unos aviones alemanes dejaron caer varias bombas en Bilbao y poblaciones de sus alrededores, controladas por el Gobierno vasco que presidía José Antonio Aguirre (PNV).

El número de muertos osciló entre tres y seis. Las turbas lincharon a un piloto alemán que había saltado en paracaídas, pero no quedaron satisfechas.

Varios grupos de mujeres y milicianos de los partidos de izquierdas marcharon hacia las cuatro cárceles habilitadas en Bilbao para encerrar como implicados en la rebelión del 18 de julio, a simples sospechosos o a gentes molestas para el PNV y el Frente Popular.

En agosto y septiembre ya se habían perpetrado otras matanzas de presos en los barcos prisión de Altuna Mendi’ y ‘Cabo Quilates’.

En Madrid, las matanzas de presos realizadas bajo la dirección del comunista Santiago Carrillo en noviembre pasado habían segado la vida de miles de personas.



Photobucket

Varios cargos del departamento de prisiones, dependiente de la Consejería de Justicia, avisaron al consejero, Jesús María Leizaola (PNV), y al resto del Gobierno vasco. La Consejería de Gobernación estaba mandada por Telesforo Monzón (PNV), que en la transición se pasó a Herri Batasuna.


Photobucket


La guardia de las prisiones, Larrínaga, Casa Galera, los Ángeles Custodios y el Carmelo, abrió las puertas a las masas rojas. Éstas asesinaron a docenas de personas con bombas de mano, palos, hachas, pistolas...

Muchos cuerpos quedaron irreconocibles. Entre ellos, había ancianos, sacerdotes y muchachos. El número total de muertos oscila entre 228 y más de 230, si se incluyen los fallecidos días después a causa de sus heridas. En abril, aviones alemanes e italianos bombardearon Guernica; el número de muertos, nunca esclarecido oficialmente, lo sitúan los estudiosos imparciales en 120 o menos.

Como en tiempos de la Inquisición, primero la Junta de Defensa de Vizcaya y posteriormente el Gobierno interino vasco crearon en todo el País Vasco una Junta Calificadora Central. Su misión, al igual que la po­licía política de Stalin, consistía en "purgar" a todos los enemigos del nacionalismo, detenerlos y enviarlos a los campos de exterminio anclados en la ría del Nervión, las chekas inventadas por los seguidores de Sabino Arana.

Bastaba con haber militado en la Liga de Acción Monárquica, en el requeté o en las filas de los liberales o mauristas para ser tachado de "fascista", "traidor a la causa", "enemigo del pueblo" y ser pasaportado a los barcos-prisión, en donde era muy fácil entrar pero de donde se salía con el cuerpo lleno de agujeros y los pies por delante con demasiada facilidad. Los nacionalistas vascos, "la primera democracia del mundo" (según ellos), extremaron su celo en perseguir a sus compañeros de clase y de religión y no pusieron demasiados reparos a que fueran liquidados a ráfaga de metralleta o a machetazos en las cubiertas de las prisiones flotantes.

De hecho, la mayor parte de los presos –1.693– eran personas mayores de edad y, por lo tanto, personas sin capacidad ni fuerzas para defenderse y, además, no combatientes.


DEJADEZ DEL GOBIERNO VASCO


Los asaltos comenzaron a las cinco de la tarde. A las ocho y media aparecieron uniformados mandados por el Gobierno vasco. ¡Más de tres horas de retraso cuando la sedes de la presidencia del Gobierno vasco y de la Consejería de Gobernación estaban en el hotel Carlton y La Bilbaína, a unos cientos de metros de las cárceles!

Algunos cargos del PNV acusaron a Monzón por su dejadez; éste tampoco había evitado las matanzas ocurridas en Guipúzcoa en el verano de 1936, ya que ocupaba el mismo puesto de jefe de orden público en la Junta de Defensa de la provincia.
En Guipúzcoa, el número de asesinados se calcula en unos 500. Pero ni el partido fundado por los Arana ni Aguirre aceptaron su dimisión.

La realidad es que los dirigentes del PNV consintieron, impasibles, que los milicianos asesinaran a gentes a las que ellos conocían, por lazos familiares, por vivir en los mismos vecindarios, por haber estudiado juntos...


Ninguna de las instituciones gobernadas por el PNV, ni los Ayuntamientos de Bilbao y Guecho, ni la Diputación de Vizcaya, ni el Gobierno vasco, han programado algún tipo de homenaje o recuerdo a estas personas.

Durante la primera parte de la guerra, mientras las tropas nacionales se dedicaban a luchar en Guipúzcoa, que es la primera que cayó en poder nacional hacia Octubre de 1936, Vizcaya se preparaba para la resistencia y continuaba con su pretensión de conseguir el Estatuto Vasco, que le fue concedido cuando quedaba prácticamente sola en la lucha contra los ejércitos nacionales en el mecionado mes de Octubre, siendo elegido Presidente del Gobierno Provisional de la Región Autónoma de Euskadi don José Antonio de Aguirre Lecube el día 7.

Por lo tanto, es evidente que la duración del Primer Gobierno de Euskadi fue de algo más de nueve meses, ejercidos solamente en Vizcaya.

Fue un gobierno de concentración en el que intervinieron todos los partidos políticos, cuyos partidarios también participaban en la lucha. Quedó constituido como sigue:
Presidencia y Defensa : José Antonio de Aguirre y Lecube (nacionalista)
Gobernación : Telesforo de Monzón (nacionalista)
Hacienda : Heliodoro de la Torre (nacionalista)
Justicia y Cultura : Jesús María Leizaola (nacionalista)
Obras Públicas : Juan de Astigarrabia (comunista)
Trabajo, Previsión y
Comunicaciones : Juan de los Toyos (socialista)
Asistencia Social : Juan Gracia (socialista)
Industria : Santiago Aznar (socialista)
Agricultura : Gonzalo Nárdiz (Acción Nacionalista)
Sanidad : Alfredo Espinosa (Unión Republicana)
Comercio y Abastos : Ramón María de Aldasoro (Izquierda Republicana)

De las hemerotecas de la Diputación de Vizcaya he sacado estos datos. La población que se vieron obligados a atender se componía de 558.868 habitantes propios de Vizcaya y 51.096 refugiados que habían llegado huyendo, lo que hace un total de 609.964 personas en 20 de Diciembre de 1936.

Por Tellagorri


Photobucket


9 comentarios:

  1. É sempre bom estar aqui neste seu espaço!
    E agradecer a você por seguir o meu blog.
    Peço-lhe encarecidamente a sua visita em meu blog no intuito de merecer o seu voto (em meus selos de participações). Vote e faça um blog que fala de EDUCAÇÃO estar junto dos demais blogs.
    Grato pela cooperação,
    Prof. Israel Lima

    ResponderEliminar
  2. É um prazer para visitar seu blog e é realmente difícil para uma Educação Blog do afluxo de visitantes é muito à semelhança de outros
    Atenciosamente

    Tellagorri

    ResponderEliminar
  3. Esa es la auténtica Memoria Histórica,Tellagorri, que la izquierda garbancera y estalinista intenta ocultar.
    La realidad de un proceso de exterminio cuyo único objeto era la instauración de una República marxista leninista a sangre y fuego, y que contaba con los añadidos de un genocidio anticatólico.

    ResponderEliminar
  4. Es curioso que siempre que tenemos que referirnos a terribles matanzas aparecen ligados a las mismas los socialistas, ¿para cuándo una memoria histórica real y veraz?
    Saludos, muy buen post.

    ResponderEliminar
  5. Vive l'Empereur!

    ¡Bienvenido/a lector/a! Esta aventura por recorrer Europa -principalmente- de la mano del Emperador Napoleón Bonaparte (1769-1821) nació hoy, 30 de Abril 2009, día en el que por casualidad, Napoleón vendió Luisiana a los Estados Unidos por 80 millones de francos.

    http://vivelempereur.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  6. Esto me confirma lo que es una terrible realidad, la propaganda la ganan ellos por muchos cuerpos de ventaja.

    Ponen millones de muertos (nuestro psoe pone varios miles) y los jóvenes llevan camisetas de estos "héroes".

    Si le preguntas a alguien que diga el nombre de un dictador y un genocida salen inmediatamente los nombres de Franco y Hitler, cuando cualitativa y cuantitativamente tiene muchísimos más muertos Mao, Stalin, PolPot, Castro, Idi Amin, Carrillo...

    Mal vamos cuando un presidente de gobierno dice con orgullo a estas alturas de la película que es rojo;

    ResponderEliminar
  7. Dos comentarios:

    1.- como siempre, mi enhorabuena por el excelente, documentadísimo artículo que has publicado. Te estás constituyendo, amigo Tellagorri, en una fuente de información de primer orden. Muchas Gracias.

    2.- ¡¡Hay que ver lo que se parece Monzón a Arzallus!!!. ¿Existirá la facies nacionalista?.¿será un sindrome caracterizable?.¿llegaremos a redactar una patografía del nacionalismo vasco?.

    2 bis.- ¿¿además hablas portugués??

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  8. ISRA,
    En efecto la capacidad de propaganda, ya propugnada desde Lenin, es lo que determina que las sociedades queden como drogadas tras el paso del socialismo y el nacionalismo por el poder.

    ALFREDO,

    1.- Gracias por tus elogios.
    2.- Sí, yo también, creo que Monzón, Arzalluz, Ajuariaguerra, y varios más, tienen el mismo gesto. Y es el de MUSOLINI. Al parecer les gustaban sus actitudes y discursos porque todos ellos le copiaron.

    Ees curioso el detalle de que Perón soltaba discuros enteros de Musolini a los argentinos como si fueran suyos.

    3.- No, no sé portugués. También le contesté ayer a otro en griego porque habia dejado un comentario en griego.
    Es muy simple : uso el traductor de Google.

    ResponderEliminar
  9. La de gente que debería de leer esto; lectura obligatoria.

    Por ciero sólo 2 o 3 historiadores se atreven a poner esto por escrito. Todavía quedan un montón de cosas que por la progresía vomitiba que nos inunda siguen siendo políticamente incorrectas y socialmente vetadas y por ende ocultadas a una gran cantidad de ciudadanos que, por cultura o circustancias, no pueden acceder a determinada información.

    ResponderEliminar